cómics

Aviones, sueños y astronaves

  • Las aventuras del piloto Jesse Bravo, la única serie larga que escribió y dibujó Alex Toth, regresa tras tres décadas en un álbum de gran formato

El piloto Jesse Bravo protagoniza 'Bravo for adventure'. El piloto Jesse Bravo protagoniza 'Bravo for adventure'.

El piloto Jesse Bravo protagoniza 'Bravo for adventure'.

Tengo sobre mi mesa tres álbumes editados por Planeta que nos acercan a tres etapas bien distintas del tebeo estadounidense. Empezando por el más reciente, Saga. Capítulo siete recopila los números 37 a 42 (2016-17) de la serie espacial con la que Brian K. Vaughan y Fiona Staples llevan varios años acaparando todos los premios. No me canso de recomendar este tebeo fresco y sorprendente que combina el culebrón familiar y la ciencia ficción, con unos personajes a los que se adora desde el primer momento y un argumento que conjuga escapismo y relevancia. Como nos recuerda José Torralba en su introducción: "la diversidad parece ser un tema esencial en Saga", pero no solo eso, "los creadores retan la postura ideológica de sus lectores más comprometidos con dilemas aún más espinosos, que abarcan desde el maltrato o el cuidado responsable de los hijos hasta la dicotomía entre la justicia social reivindicativa y la violencia a la hora de conseguirla. Tal vez sea ese el motivo por el que Saga sigue gozando del mismo éxito año tras año: porque, con independencia de lo adictiva que resulte y lo bien ejecutada que esté, es una obra relevante".

De 1994, llega La última tentación, miniserie de Neil Gaiman y Michael Zulli publicada originalmente por Marvel y que ha conocido distintas reimpresiones, aunque ninguna tan completa como la que nos ofrece ahora Planeta en su colección Babel. En el estilo característico de Gaiman, literario e imaginativo, con preciosos dibujos de Zulli que recuerdan al mejor Barry Windsor Smith, la historieta aúna fantasía, sueños y estampas grotescas en el Teatro de lo Real, con el mismísimo Alice Cooper como maestro de ceremonias. La presente edición en tapa dura ofrece nuevos colores, la propuesta original remitida por Gaiman a Cooper, los guiones originales de la obra, una galería con las impactantes cubiertas de Dave McKean, una nueva lámina dibujada expresamente por Zulli para la ocasión, un epílogo del artista y un prólogo del escritor, estupendos materiales que amplifican el gozo de la lectura.

Por último, Bravo for Adventure nos invita a retroceder aún más en el tiempo para encontrarnos con uno de los gigantes de la historieta mundial, Alex Toth, en una de sus obras más significativas, la única serie larga que escribió y dibujó. Iniciadas en la segunda mitad de la década de 1970, por encargo de una editorial francesa, y publicadas por primera vez en 1980 en la revista The Rook, de la editorial Warren, las aventuras del piloto Jesse Bravo asomaron en nuestro país en las páginas de K.O. Comics y han tenido que pasar más de tres décadas para que regresen en todo su esplendor. Lo hacen en un álbum de gran formato, con una bonita sección de extras que incluye ilustraciones promocionales, bocetos a lápiz y páginas coloreadas, así como una introducción de Dean Mullaney y dos epílogos de Antoni Guiral. El libro es una lección magistral sobre cómic y un deleite de principio a fin. Si solo pudiera comprarme un cómic este mes, no tengo duda de que sería Bravo for Adventure.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios