tenis conde de godó

Adiós de Almagro, Ferrer y Granollers

  • La buena noticia para el tenis español fue la fácil victoria de Carreño, séptimo favorito, sobre Seppi

Pablo Carreño celebra su triunfo ante el italiano Andrea Seppi. Pablo Carreño celebra su triunfo ante el italiano Andrea Seppi.

Pablo Carreño celebra su triunfo ante el italiano Andrea Seppi. / toni albir / efe

Dos ilustres del Trofeo Conde de Godó, el alicantino David Ferrer y el murciano Nicolás Almagro, se despidieron del torneo, al igual que el catalán Marcel Granollers.

Ferrer, finalista en cuatro ocasiones en la tierra de la capital catalana y decimotercer cabeza de serie en esta edición, cayó en su debut ante el sudafricano Kevin Anderson, que lo derrotó en poco más de una hora por 3-6 y 4-6. A sus 35 años, el que fue top-ten ha descendido hasta el puesto 32 del ranking mundial. Lastrado por sus problemas físicos, sólo ha ganado tres partidos este año, en el que ha caído a las primeras de cambio en siete torneos. "No me voy a tirar por un puente. Es lo que hay", afirmó resignado tras el partido el alicantino, que reconoció que los problemas crónicos de tendones están lastrando la recta final de su carrera.

Hasta el día de hoy, Anderson, 66 de la clasificación ATP, aún había ganado menos partidos (dos) que Ferrer. Su tercera victoria del año probablemente le sirva para medirse en octavos de final al nueve veces ganador del Godó, Rafael Nadal, mañana. Para ello, el balear deberá derrotar hoy en su estreno al brasileño Rogerio Dutra Silva, que se deshizo con suma facilidad (6-1 y 6-1) del argentino Renzo Oliva en primera ronda. Dutra Silva, que a sus 33 años es el número 69 del mundo, se enfrentará por segunda vez al Rey de la tierra, aunque el primer precedente entre ambos fue en pista rápida en la segunda ronda del US Open de 2013. Entonces el mallorquín solventó el duelo con autoridad (6-2, 6-1 y 6-0).

También se quedó fuera del Godó 2017 Almagro, finalista en 2013 y semifinalista en otras tres ocasiones. El murciano no pudo superar el duro escollo que suponía Alexander Zverev, octavo cabeza de serie y vigésimo primero de la lista de la ATP, considerado uno de los jóvenes talentos del circuito. Almagro poco a poco está reencontrándose con su mejor versión tras su reciente paternidad y superar una lesión en el gemelo izquierdo, y ante el alemán tuvo opciones de ganar.

Si el lunes se impuso con comodidad al canadiense Seteven Diez, Zverev lo tuvo casi dos horas y media en la pista central hasta hacerle claudicar por 6-7, 6-4 y 4-6 en un partido que "se decidió por detalles".

También se despidió del Godó Granollers, derrotado en el último encuentro de la jornada por el francés Benoit Paire (6-3 y 7-6). El barcelonés tuvo un 6-5 a su favor en el tie break para forzar el tercer set, pero no aprovechó el set-ball y el tenista galo ya no le dio más oportunidades.

La buena noticia para el tenis español fue la fácil victoria del asturiano Pablo Carreño, séptimo cabeza de serie en Barcelona y 19 del ranking mundial, ante el italiano Andrea Seppi (6-4 y 6-2). Carreño se cruzará en octavos con el japonés Yuichi Sugita, sustituto en el cuadro principal de su compatriota Kei Nishikori, baja de última hora por lesión. El nipón celebró ayer su segunda victoria consecutiva en Barcelona al eliminar a uno de los cabezas de serie, el francés Richard Gasquet, por 4-6, 6-3 y 7-6 (3).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios