Alegría para Las Palmas

  • Los de Setién se curan las heridas a costa de un Betis muy tocado

Las Palmas volvió a su hábitat natural y acabó goleando al Betis, que vio acentuada su crisis y no puede permitirse mirar la clasificación con demasiada tranquilidad.

El Betis empezó mejor, pero su buena dinámica no duró demasiado y los locales pronto empezaron a imponer sus habituales mecanismos de presión.

En el minuto 27 se anuló una jugada que acabó con gol de Rubén Castro por un presunto fuera de juego de Álex Martínez.

Cuando la primera mitad languidecía, el balón parado fue la llave. Jonathan Viera sacó una falta, despejada en un principio por Mandi, pero Roque Mesa y Boateng devolvieron, ambos de cabeza, el balón hacia el área chica, donde Vicente Gómez, anticipándose a Adán, metió la pierna izquierda para marcar por bajo.

Con el encuentro ya cuesta arriba, el Betis inició la segunda en busca del empate, pero lo que encontró fue el segundo gol en contra, de Prince Boateng, en fuera de juego tras un pase de Jesé. El disparo del ghanés lo llegó a tocar Adán, pero acabó entrando tras dar en el poste derecho.

El Betis, perjudicado en acciones decisivas, también pidió una mano de Lemos al despejar un centro de Álex Martínez.

Las Palmas marcó el tercero al entrar Jonathan Viera por el centro de la zaga verdiblanca, favorecido por los rechaces, y definiendo ante Adán.

No se rindió el Betis, más por amor propio que por convicción en una hipotética remontada, y dispuso además de varias ocasiones, ya con Sanabria en el campo, pero a sus dudas y facilidades defensivas se unió también la falta de acierto.

La noche aciaga para los de Heliópolis la culminó Pezzella al cometer un claro penalti sobre Jesé, castigo que convirtió de disparo raso el propio futbolista.

Una gran volea de Rafa Navarro dentro del área, a dos minutos del final, maquilló el resultado para un Betis que aún tiene la permanencia por asegurar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios