Alonso y McLaren vuelven a las andadas: quinto abandono

Fernando Alonso conduce su McLaren-Honda durante el Gran Premio de Gran Bretaña. Fernando Alonso conduce su McLaren-Honda durante el Gran Premio de Gran Bretaña.

Fernando Alonso conduce su McLaren-Honda durante el Gran Premio de Gran Bretaña. / VALDRIN XHEMAJ / efe

Fernando Alonso volvió a abandonar una carrera en el presente Mundial de Fórmula 1. En su tercera temporada en la escudería McLaren-Honda, el asturiano no levanta cabeza. En Silverstone regresaron los problemas de motor y el español aseguró que "la fiabilidad sigue siendo una de las cosas a mejorar".

Alonso indicó que "la versión oficial" revela "un problema con la bomba de gasolina", lo que le hizo "perder potencia" y retirarse cuando trataba de completar la vuelta número 35 de 52 en el circuito de Silverstone.

La fiabilidad sigue siendo una de las cosas que el equipo tiene que mejorar"

Al encontrarse peleando fuera de los puntos el adiós "duele un poquito menos", afirmó el ovetense, que tras asumir la penalización de 30 posiciones en la parrilla de salida -motivada por la sustitución de múltiples componentes del motor suministrado por Honda- y el abandono en la carrera valoró el fin de semana como "complicado". "Llevamos cuatro o cinco grandes premios rozando entrar en la Q3 (tercera ronda de clasificación) y los puntos, pero la fiabilidad sigue siendo una de las cosas que tenemos que mejorar. En Hungría esperamos hacerlo mejor y terminar la carrera", agregó.

A la siguiente prueba del Mundial de Fórmula 1, sin embargo, Alonso llegará sin "ninguna" esperanza, ya que ve a su equipo incapaz de "revolucionar el campeonato". "El séptimo es el primer puesto al que se puede optar. Aquí estábamos octavos o novenos en la Q3 y será parecido allí, así que el objetivo es asegurar los puntos. Ojalá podamos puntuar en Hungría por méritos propios", sentenció

Cruzar la bandera a cuadros ya sería un éxito, ya que el asturiano acumula cinco abandonos en las 10 primeras carreras del año. Nueve en realidad porque no compitió en Mónaco al cambiar el volante para debutar en las 500 millas de Indianápolis. El McLaren de Alonso estrenaba elementos del motor, motivo por el cual salía último para evitar penalizaciones de cara al gran premio de dentro de dos semanas. No obstante, según lo visto las mejoras en el propulsor no fueron tales, por lo que Honda deberá seguir trabajando para acabar con esos problemas que carrera tras carrera minan la moral del piloto español, que no confía en su escudería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios