Antonio Hidalgo y Baha, dudas para el sábado

  • Ambos no entrenaron ayer debido a una tendinitis en la rodilla, en el caso del catalán, y a un esguince en el del punta

El Málaga regresó ayer a los entrenamientos para preparar el duelo ante el Xerez del próximo sábado y hoy tendrá día de descanso. En principio, y de cara al partido en Chapín, Juan Ramón Muñiz va a tener dos dudas importantes, la del catalán Antonio Hidalgo y la del delantero Nabil Baha.

El primero de ellos ha sido obligado a parar sus entrenamientos y a realizar un plan específico después de que el pasado domingo ante el Elche se tuviera que retirar las intensas molestias que le produce la tendinitis rotuliana que padece en la rodilla derecha.

Con apenas 20 minutos de juego disputados, el de Granollers ya indicó al banquillo que no podía aguantar más, motivo que llevó a Apoño a calentar. El catalán aguantó hasta el descanso, pero de nuevo sus dolores se intensificaron. De hecho, días atrás el cuerpo médico le informó de que necesitaría un mes de reposo total para que volviesen a mitigar sus dolores. Hidalgo, comprometido con la causa y en perjuicio de su salud, desoyó los consejos para volver a vestirse de corto.

Aunque el gabinete médico del Málaga le ha aconsejado parar, el centrocampista esperará a ver cómo evolucionan sus molestias, de ahí que aún no esté descartado para el sábado.

El propio futbolista compareció ayer en sala de prensa para expresar su opinión sobre el asunto del que dijo: "La rodilla lleva pidiendo descanso unos cuantos meses. Ahora queremos hacer un nuevo tratamiento para intentar seguir con el grupo, esperamos que mejore. Se trata de hacer lo mismo poniendo cosas nuevas, esperemos que el dolor me permita competir. Voy a intentar jugar el sábado y superar las molestias de la rodilla, voy a forzar al máximo para conseguir el objetivo cuanto antes. Uno quiere estar, también disfrutar, es un momento bonito y más que disfrutar uno sufre. Acabas los partidos y piensas cuándo va a acabar el dolor", comentó.

Otro que arrastra problemas desde el último partido es el máximo goleador malaguista, Baha. El franco-marroquí se produjo un esguince leve de tobillo al chocar con el ilicitano Rodri en un lance del partido y por tanto será duda.

La nota positiva para la parroquia malagueña es la vuelta a los entrenamientos a partir del miércoles del delantero Salva Ballesta. El maño se sometió ayer a una ecografía en la que comprobó que la rotura fibrilar que sufriera hace unas semanas ha cicatrizado totalmente por lo que ya tiene el alta médica.

No obstante, el corpulento ariete tiene muy complicado ser de la partida para el sábado, toda vez que lleva apartado de los terrenos de juego más de un mes y su tono físico ahora mismo no es el más apropiado.

Por su parte, Roberto Peragón, protagonista del último partido al anotar uno de los goles del Málaga, comentó ayer sobre el posible ascenso que "Sabemos que va a costar y que en el momento que nos confiemos cualquier equipo te va a poner la cara roja. Hay que dar pasos firmes, fiables. Lo importante del equipo es el vestuario, una de nuestras virtudes es el gran grupo humano que hay. Estoy contento por poder sentirte más partícipe de los resultados que se consiguen. Hay que mantener esa línea de, en la euforia no 'irte', y en los momentos de decepción no hundirte. Hay que mantener el equilibrio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios