Fútbol l Primera División

El Barcelona empata con el Getafe por no ver portería

  • Los azulgranas se topan con Abbondanzieri y los palos en su lucha por el título

El Barcelona se destensó definitivamente ante el Getafe, rival de poca historia y mucho empaque, en un partido en el que se quedó sin luces, apagado pese a sus méritos y obligado a conformarse con un empate que le condena a seguir instalado en el tercer puesto y a recibir las críticas de su público, expresadas con una pañolada en el pitido final.

Ni la inspiración ni la suerte acompañaron al Barcelona. Ganó el combate a los puntos, pero el fútbol no premia las ocasiones ni los balones al palo. Hasta tres tuvo el Barça, impotente ante el sistema defensivo del Getafe, un equipo capaz de resguardarse con garantías cuando es necesario y de tocar la pelota si el rival se lo permite.

Dueño del balón, como de costumbre, al Barcelona le faltó precisión. También un punto de velocidad en la circulación, carencia que lastra al equipo desde hace meses, incapaz de multiplicar las revoluciones del partido a su antojo, como en sus mejores días. La pelota al espacio, seña de identidad del Barça que se coronó en París, es ahora un balón al pie. Le faltan jugadores decisivos. Ni siquiera Bojan pudo resolver la papeleta.

Al equipo de Laudrup, con tantos minutos en las piernas como el Barça, le cundió su apuesta futbolística, un invariable 4-4-2. Aunque le castigaron las lesiones, que le obligaron a gastar dos cambios antes del descanso, resistió con la tranquilidad de un grande y puntuó por vez primera en el Camp Nou.

Vivió relativamente tranquilo durante los 90 minutos, amén de las ocasiones que se dan por descontadas en un escenario así. Especialmente, los tres balones al poste de Eto'o (16'), Giovani (53') y Xavi (68'), síntoma de que al Barça también le falta puntería. Las musas parecen haber abandonado al equipo de Rijkaard, un vivero de goles no hace demasiado tiempo. Ahora le cuesta un mundo transformar un gol.

Espeso, al Barcelona le faltó intensidad. Sólo Giovani, un zurdo revoloteando por la banda derecha, reanimó al equipo, ya en la segunda parte. El mexicano le imprimió velocidad al juego y aportó cierta chispa, buena noticia en un equipo demasiado previsible. Pero no fue suficiente.

Gudjohnsen fue el último cartucho de Rijkaard. El islandés se movió entre líneas y provocó varios dolores de cabeza a la defensa del Getafe. Tuvo incluso una excelente ocasión, un remate de cabeza muy picado que Abbondanzieri rechazó a bocajarro.

Futbolísticamente, fue el epílogo del partido. Aún quedaría la protesta de la grada, que sacó el pañuelo indignada por el empate sin goles y por el clima de extrema tensión que vive el club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios