fútbol 3 liga de campeones

Y Benzema respondió a Zidane

  • El francés fue clave para la remontada ante el Nápoles y acalló a los críticos que prefieren a Morata

  • El Bernabéu lo despidió con una ovación

Benzema tras marcar su gol, el del empate provisional con el Nápoles. Benzema tras marcar su gol, el del empate provisional con el Nápoles.

Benzema tras marcar su gol, el del empate provisional con el Nápoles. / juanjo martín / efe

El francés Karim Benzema necesitaba un partido como el del miércoles, pero también el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, cuya fe ciega en su compatriota recibió al fin un notable refuerzo.

El conjunto blanco puso un pie en los cuartos de final de la Liga de Campeones de fútbol al vencer 3-1 al Nápoles en la ida de los octavos con una destacada actuación de Benzema. Probablemente fue su mejor partido de la temporada, que incluyó un gol y buena parte de lo mejor de su exquisito repertorio.

Cuando más acorralado se encuentra, antes halla una salida. Tiene un claro instinto de supervivencia. El francés estaba a punto de agotar la paciencia de la exigente hinchada blanca cuando ofreció una actuación mucho más convincente. Y lo hizo en unas circunstancias complejas, en una competición tan dura como es la Liga de Campeones.

Cuando fue sustituido, ya al final del duelo, recibió una clamorosa ovación. Sólo la Copa de Europa permite convertir un divorcio en un matrimonio de excelentes perspectivas. Es lo que consiguió Benzema, mucho más que un perdón.

"La bipolaridad del francés ha quedado simbolizada en menos de una semana: el sábado, ante Osasuna, no acertó en un gol cantado; este miércoles, frente al Nápoles, hizo el tanto que premiaba el dominio madridista y espoleaba a los blancos hacia la victoria", resaltó el diario As.

Y es que el francés es el máximo goleador del Real Madrid en la actual edición de la Liga de Campeones, con cinco tantos. Ante el colista de la Liga Santander encuentra dificultades, pero se mueve fantásticamente entre los grandes de Europa. Una más de las muchas peculiaridades de un delantero con alma de centrocampista.

De paso, el francés sacó de un apuro a su entrenador, Zidane, quien ya parece hasta cansado de que continuamente le pregunten por el atacante. "Es de los mejores", se esfuerza en decir cuando tiene que justificar su continua presencia en la titularidad, aunque muchas veces su compatriota lo deje mal.

No es lo que ocurrió ante el Nápoles. "Siempre estoy feliz con Karim, claro que él hoy lo está más porque le faltaba este gol que últimamente no conseguía. Estoy contento por su gol, pero también con lo que hace en el campo en general. Hace jugar mejor a los demás y es un jugador que siempre se asocia", analizó.

Durante toda la temporada, Zidane tuvo que convivir con los murmullos en el estadio Santiago Bernabéu cada vez que vio a Benzema en la alineación titular y a Álvaro Morata en la suplencia. Muchos entendían que Benzema era el protegido del entrenador, cuya fe lo cegaba a la hora de tomar decisiones.

Pero bastaron 90 minutos para que Zidane se llenara de motivos para considerar a Benzema como el nueve titular del Real Madrid. Al menos, para los grandes partidos. Como resumió Marca, "la Champions le revitaliza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios