Bloomberg defiende su decisión inicial de correr

  • El alcalde de Nueva York cree que existían recursos suficientes pese a la cancelación final

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, defendió ayer su decisión inicial de mantener la celebración del maratón de la ciudad, aunque finalmente la canceló debido a las crecientes quejas de muchos ciudadanos y medios locales. "Sigo pensando que teníamos los recursos para celebrar la prueba y ayudar a los afectados por el huracán Sandy", afirmó Bloomberg en unas declaraciones al canal local de televisión de la cadena CBS.

El alcalde recalcó que la prueba genera un impacto económico importante para la ciudad y que también sería un símbolo de la recuperación de Nueva York. En este sentido, había recordado varias veces que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 el entonces alcalde, Rudy Giuliani, mantuvo la celebración del maratón popular de ese año.

Sin embargo, Bloomberg admitió que la cuestión había generado "tantas divisiones" que finalmente optó por cancelar la carrera. "No necesitamos esa distracción", resumió.

La carrera debía comenzar en Staten Island, el barrio neoyorquino que más ha sufrido (22 de los 40 muertos de la ciudad se produjeron allí), y muchos habitantes, con las casas destrozadas y aún sin electricidad, estaban muy enfadados ante la posibilidad de ver a decenas de miles de corredores iniciar una prueba tan cerca de la tragedia, la penuria y los escombros.

Varios medios locales habían denunciado que toda la infraestructura necesaria para celebrar la prueba (generadores de electricidad, agentes y camiones de policía, letrinas portátiles..) debería usarse en ayudar a los damnificados de la ciudad, lo que aumentó la oposición de muchos neoyorquinos a la prueba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios