Carlos Ríos se marcha de la Balona sin polémicas

  • "Cuando fiché sabía dónde venía, no puedes quedarte con lo que te gusta y olvidar lo demás"

Extremadamente sereno, confesándose un balono más, dando las gracias a quienes le brindaron la oportunidad de dirigir durante dieciséis meses "a un equipo al que siempre había querido entrenar" y deseando la mejor de las suertes al conjunto albinegro, al que no se cierra la puerta de poder volver algún día. Así se marchó ayer de la Real Balompédica Linense el preparador sanluqueño Carlos Ríos, quien compareció en rueda de prensa cinco días después de que la derrota por la mínima que su equipo cosechó en Ayamonte llevase a la directiva a prescindir de sus servicios.

Ríos quiso que su destitución no levantase más polvareda que la estrictamente necesaria, por lo que no quiso hablar de sus relaciones con el delantero gaditano Noel Antonio Ruiz.

Recalcó que "siempre había dicho que yo era de dos equipos, del Sanluqueño, porque es el de mi tierra, y del que estaba entrenando. A partir de ahora tendré que cambiar mi discurso y serán tres: el que esté entrenando, el Sanluqueño y la Balona".

"Cuando llegué a la Balona ya sabía dónde venía. No puedes llegar a una entidad quedarte con lo que te gusta y olvidar lo que no te favorece. La Balona es así para lo bueno y para lo malo", dijo.

A Carlos Ríos, que resaltó que el paso por la Balona le había ayudado en su formación, no le dolieron prendas en dirigir numerosos piropos al que de momento se presenta como su sustituto, Gabriel Navarro 'Baby'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios