fútbol tercera división

Condena a balón parado (2-0)

  • El Guadalcacín tiene ocasiones antes y después de los dos tantos del Algeciras, que llegan en un córner y una falta

  • Juan Rosillo fue expulsado

Andrés Salas remata de cabeza en la jugada que supuso el 1-0 del Algeciras, tanto que llegó en el descuento de la primera mitad. Andrés Salas remata de cabeza en la jugada que supuso el 1-0 del Algeciras, tanto que llegó en el descuento de la primera mitad.

Andrés Salas remata de cabeza en la jugada que supuso el 1-0 del Algeciras, tanto que llegó en el descuento de la primera mitad. / Erasmo Fenoy

El Guadalcacín se volvió a Jerez con las manos vacías tras caer derrotado ayer en el Nuevo Mirador a manos de un Algeciras que mejoró algo la cara de partidos anteriores -aunque sigue sin gustar- y que puso así fin a cuatro encuentros sin ganar. Los de Alberto Vázquez -con la entrada de Rosillo por Piñero como único cambio respecto al once de la semana pasada- fueron de más a menos. El gol de Salas cuando pasaban unos segundos del 45 de la primera parte fue clave en el choque.

Arrancó bien el Guada, posicionado correctamente en el terreno de juego y aunque se preveía un equipo más defensivo en actitud, con las líneas muy juntas, lo cierto es que ese orden le dio para no pasar apuros en la primera media hora y para llegar con cierta frecuencia al marco algecirista, que en este tramo de partido escuchó pitos y sintió el nerviosismo de su siempre exigente y fiel afición.

Aunque fueron los de casa los que tomaron el peso del juego -bastante espeso y previsible- fue el conjunto ayer de verde el que se acercó primero (11') con un centro desde la izquierda de Rosillo que no pudo rematar Canty pese a quedar el balón muerto en el área. Segundos después fue el propio 9 jerezano el que lo intentó desde lejos.

El Algeciras seguía muy arriba -o su rival muy atrás- pero en el 13' estuvo a punto de llegar el 0-1 en una acción individual de Canty. El ariete pilló el balón pasada la medular y avanzó hasta la frontal. Pese a buscar una ayuda que no encontró, buscó el marco local tratando de ajustar el esférico a su palo más lejano pero le imprimió mucha rosca y poca fuerza lo que facilitó el vuelo sin motor de un Romero que adornó con su parada la buena jugada del rival.

La primera llegada albirroja se produjo en el 16' con un centro de Ayala casi desde el banderín de córner que fue paralelo a la línea de fondo y donde Lebrón, junto al poste, atrapó el esférico evitando el remate de Chico Diaz.

Uno después se repitió la jugada pero en el lado opuesto. Juanan centró y Romero le quitó de la cabeza el remate a Canty cuando estaba libre de marca.

El Algeciras apenas daba zarpazos pero los que daba iban con mala leche. En el 19' Ayala vio el desmarque de Alberto Gázquez pero su tiro cruzado dentro del área lo atrapó Lebrón en dos tiempos.

El Guadalcacín se hizo en este tramo con el mando pero pese a sacar varios saques de esquina seguidos y tener al Algeciras en su campo apenas pudo reclamar nada más que un más que posible penalti de Siles a Chiqui por un empujón.

Pero los de Asián, espoleados por los pitos de su gente, tuvo el 1-0 en el 34' tras llevarse Ganet por fuerza la pelota, metió un pase precioso a Alberto Gázquez al que dejó en el mano a mano con Lebrón pero el meta aguantó bien y salvó a los suyos.

Pasaron los minutos y el 0-0 parecía un hecho para ambos camino de vestuarios pero los albirrojos lograron un córner con el tiempo cumplido el cual sacó milimétricamente Pablo Ganet a la cabeza de Andrés Salas que no perdonó, anotando así su primer gol con la elástica algecirista y dando un auténtico mazazo en el orgullo del Guadalcacín.

Aunque hubo un parón de 15 minutos aquello de los goles psicológicos cobró sentido. El Algeciras salió arrollando ante un oponente frágil.

Ganet, que en el 46' lo intentó desde la frontal y se topó con la estirada de Lebrón, volvió a vestirse de asistente y nuevamente puso la pelota en la testa de un compañero, en este caso de Chico Díaz, que no desaprovechó el saque de una falta botada desde el lateral derecho del ataque para poner el 2-0 y la tranquilidad en unos seguidores que a través del móvil veían en ese momento a los suyos como líderes con el empate del Cádiz B en Sanlúcar.

Ese tanto cambió radicalmente la película del choque. El Algeciras dominó, aunque dejó tramos de control de balón a los de Alberto Vázquez aunque apenas inquietaron a Romero salvo en un par de ocasiones.

Curiosamente, el partido pudo cambiar para los dos en un minuto. Ayala, tras un recorte dentro de la zona de castigo, disparó flojo el que ya se cantaba como 3-0 (65'). En la siguiente jugada, que parecía destinada al fracaso junto a la banda, acabó con un centro que Juanan, sorprendiendo a la defensa remató en área pequeña por encima del larguero de forma increíble.

También se lamentaron los ayer de verde en el 78'. Tras su primer córner de la segunda parte, hubo un primer toque con la cabeza pero más buscando la prolongación que el remate. Junto al palo esperó Rosales que ahora sí buscó el gol pero incomprensiblemente, a un metro de la meta, mandó por encima del travesaño.

Pero si el Guadalcacín albergó alguna esperanza de poner en aprietos a los de casa, ésta se esfumó en el 82' cuando Rosillo vio su segunda amarilla. Ahí se acabó el duelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios