El Deportes Romero vence con polémica

El complejo Pedro Fernández fue ayer testigo de un esperpento mayúsculo. Santana Ramírez, el árbitro designado, se presentó en el campo acompañado sólo por un asistente. Pero lo peor es que el auxiliar entró en las instalaciones con el rostro cubierto por el maquillaje propio de haber disfrutado de la fiesta de Carnaval. En un primer momento el entrenador del Bornense, Alfonso Cortijo, se negó a jugar el encuentro si faltaba un asistente. Pero el temor a una sanción provocó que cediera.

Santana Ramírez sacó tarjetas sin ningún sentido, siguió el juego desde muy lejos, anuló un gol al Bornense que fue muy protestado, expulsó a dos jugadores del equipo visitante y prolongó el encuentro hasta el minuto 102. Un desastre.

En cuanto al juego, Deportes Romero y Bornense firmaron un partido de poder a poder. Vicente y Pablo adelantaron a los locales, Sierra acortó distancias y unos minutos después el colegiado anuló el empate. Cortijo explotó, y fue expulsado. En el descuento más largo que se recuerda, Spiry sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios