España se queda sin sueño

  • Las 'guerreras' cayeron derrotadas en los octavos de final ante la todopoderosa Noruega

Lara González intenta pasar la pelota. Lara González intenta pasar la pelota.

Lara González intenta pasar la pelota. / FILIP SINGER / efe

La selección española femenina de balonmano no pudo romper los pronósticos y puso fin a su andadura en el Mundial de Alemania, después de caer derrotada frente a la todopoderosa Noruega en los octavos de final (23-31).

Una clara derrota que no puede ensombrecer el buen papel del equipo español en un Campeonato del Mundo en el que la nueva hornada de guerreras a la que dio entrada Carlos Viver dejó más detalles positivos que negativos, lo que hace vislumbrar un esperanzador futuro.

Incluso ante Noruega, la vigente campeona mundial y europea, el conjunto español dejó pinceladas que obligan a tener paciencia con un renovado equipo, que si dejó algo claro en Alemania es que no ha perdido el carácter competitivo, el gen guerrero que ha permitido a España hacerse en los últimos años un hueco entre la élite internacional. Una competitividad que permitió a la selección española rehacerse de un mal inicio de partido, pero que no pudo evitar la derrota final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios