Festín del Racing a costa del Zaragoza

El Racing de Santander no para. Sexto en Liga, equipo de UEFA en fechas en las que solía huir del descenso, más vivo que nunca en la Copa, el once cántabro vapuleó (4-2) al Zaragoza, que no resurgió en el estreno de Ander Garitano en el banquillo, encendió a El Sardinero y lo entregó definitivamente a su nuevo ídolo: el técnico Marcelino García Toral.

Con El Sardinero expectante ante el arranque trepidante del encuentro, el brasileño Ricardo Oliveira ganó la espalda a la defensa local y cedió atrás para que Diego Milito fusilara a Coltorti.

El 3-1 encendió a El Sardinero, que hacía la ola y coreaba el nombre de su nuevo ídolo: "¡Marcelino, Marcelino, Marcelino!", celebrando la fiesta por seguir adelante en el torneo.

Fabián Ayala pasó la noche en observación en el Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander, por la conmoción que le produjo la patada que le propinó Tchité al intentar una chilena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios