Gaucci impone en el Cádiz la ley del silencio

  • "O cambiamos o cambio a toda la plantilla", asegura el mánager general

Comentarios 1

El triste espectáculo brindado por el Cádiz ante el Arroyo (2-5) no quedó sólo en un partido para olvidar. Cuando acabó, el club abrió una etapa nueva que no se recordaba: la ley del silencio. Una medida impuesta por el mánager general, Alessandro Gaucci, quien al final del encuentro prohibió hacer declaraciones al entrenador y a los jugadores. Él fue el único autorizado a tomar la palabra en una improvisada rueda de prensa que dio para mucho. Entre sus perlas, amenazar con cambiar a toda la plantilla.

Las primeras palabras del dirigente italiano fueron para asumir la culpa. "Soy el responsable máximo de este equipo; soy el primer culpable. No me escondo y doy la cara. Debo pedir disculpas a nuestra afición y felicitar al Arroyo por su gran partido". Las siguientes manifestaciones resultaron muy significativas: "Hemos tocado fondo de verdad. Os estamos dando la razón de lo que estáis diciendo desde el principio", agregó refiriéndose a las críticas de la prensa. "Está faltando concentración. Desde el primer segundo se respiraba en el aire lo que iba a pasar. Quiero que no se repita más, pero este equipo tiene que empezar a ser más responsable en todo".

El mánager cadista retomó el mensaje a la afición pidiendo de nuevo "disculpas" y apuntando que "hay que tener vergüenza por lo que ha pasado". "Ha sido una vergüenza. Cada partido tiene una historia, pero esto ha sido algo raro porque he visto fallar a todo el mundo. No puedes permitir que por llamarte el Cádiz el partido ya esté ganado".

En cuanto a su mandato de prohibir hablar al entrenador y al plantel, explicó que "los jugadores y el técnico no tienen nada que decir; debieron hablar en el campo y no lo hicieron". "Ha sido la peor derrota en mi vida pero, a pesar de todo, este equipo ascenderá". Las promesas con escasa base de argumento debido a la situación actual del equipo pasaron rápido por la mente de Gaucci, ya que de nuevo cargó contra el equipo. "Estamos pagando muchísimo los errores mentales. Debemos estar bien de cabeza y recuperar las energías mentales".

A la pregunta por parte de este medio sobre si los jugadores se están cuidando lo suficiente, el italiano dio la siguiente respuesta: "A los jugadores les digo que me gusta tratar con hombres y no con niños. No busco dónde van por las noches. Deben ser inteligentes para saber cuál era el momento de salir; esta semana no era el momento", descartando imponer algún tipo de castigo a la plantilla: "Más sanción que la que se han llevado no la hay. Deben tener vergüenza por lo que hicieron".

El tono de Gaucci subió varios decibelios cuando se refirió a lo que puede pasar si la situación no mejora de manera radical. "O cambiamos o cambio yo a toda la plantilla, sin ningún problema. Le hemos demostrado a la prensa que tiene la razón", dejando otra reflexión en voz alta: "Puede ser que haya jugadores a los que les pueda la presión, pero no lo entiendo". Con el mercado de invierno a casi dos meses para su apertura, señaló sobre la posibilidad y necesidad de traer refuerzos que "si hasta enero no podemos resolver los problemas, no podemos parar y no jugar hasta esa fecha". Y realizó una nueva defensa del entrenador: "Quiero que Monteagudo sea el entrenador del Cádiz por muchos años, pero metes a Guardiola, y con la actitud que hay el problema es el mismo. Valoro los cosas cada vez que pasan, en el momento. Este equipo puede levantar la cabeza. Si no me lo demuestra, se hará lo que se tenga que hacer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios