Fútbol l Internacional

Goleadores que peinan canas

  • Raúl, Inzaghi, Viola o Palermo son claros ejemplos de la longevidad de los arietes

Los viejos goleadores nunca mueren. Los años habrán mermado su fuerza física, pero siguen merodeando por el área listos para cazar el balón al menor descuido de los defensas rivales.

Treinteañeros como Philippo Inzaghi (35) en Italia, Raúl (31) en España, Borghetti (34) en México, Viola (40) en Brasil o Palermo (35) en Argentina, siguen saltando a las canchas de juego con la encomiable voluntad de hacer la vida imposible a los porteros.

Tienen la misma voluntad de hierro que llevó a Romario a no quitarse a las botas hasta los 42 años, un ejemplo que quiere imitar su compatriota Viola, ex jugador del Valencia y campeón mundial con Brasil en 1994 que a sus 40 años firmó en enero pasado con el Resende.

Inzaghi perdió la titularidad en el Milan esta temporada, pero jamás desaprovecha la mínima oportunidad para marcar. Fue titular el miércoles en la visita del Milan al Werder Bremen. Siempre al acecho, aprovechó un descuido defensivo de los alemanes y marcó el primer gol del partido.

Para el jugador, no fue un tanto cualquiera, ya que le sirvió para adelantar a Raúl en la clasificación de máximos anotadores de las copas europeas de clubes, en unas cuentas que sólo hace la prensa italiana, ya que agrupa datos que no son homogéneos.

Sin embargo, los registros oficiales de máximos goleadores se hacen por torneo y en la Liga de Campeones, Raúl es el rey, con 64 aciertos, cuatro más que su compañero de equipo Ruud Van Nistelroy, y 18 más que Inzaghi. El gol de Inzaghi supuso el 259 de su carrera profesional. Raúl anotó dos goles el sábado ante el Betis para colocarse con 311, una vez superados hace siete días los 309, la marca de máximo anotador del Madrid que tenía Di Stéfano.

Martín Palermo es otro ejemplo de la longevidad de los matadores del área. El máximo realizador en activo del fútbol argentino acaba de regresar al terreno de juego después de casi siete meses de lesión. Autor de 194 tantos con Boca, el delantero espera engordar su registro anotador porque, como dijo el entrenador Carlos Bianchi el día de la lesión, "es Palermo el que decide cuándo deja de golear".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios