Griezmann castiga al Madrid

  • Un gol del delantero del Atlético, a cinco minutos del final, empata un derbi en el que los de Zidane acabaron fatigados

  • Pepe adelantó a un equipo blanco que dejó abierta la Liga

El Real Madrid cedió ayer un empate ante el Atlético, en el Santiago Bernabéu, en un choque en el que el conjunto de Diego Simeone sacó petróleo del talento de Griezmann a cinco minutos del final para poner la Liga al rojo vivo. El encuentro, correspondiente a la trigésima primera jornada del torneo, tuvo a un equipo blanco dominador durante la primera hora, cuando consiguió ventaja con un gol de Pepe, pero se hundió en el tramo final.

Fue un duelo con poco ritmo. El Madrid mostró unos preocupantes signos de fatiga y no supo cerrar un partido en el que el Atlético se llevó mucho con poco. La primera parte fue el juego de los errores. Los dos equipos jugaron a lo mismo: no propiciar entregas al contrario. Lo poco que hubo en ataque llegó precisamente por errores cometidos en los pases. Y todo transcurrió a ritmo mortecino.

El Atlético eligió replegarse y entregó la pelota al Madrid, que manejó el balón con relativa solvencia, pero sin profundidad. Las alas no existieron y todo lo fió a las ocurrencias de Cristiano y Karim Benzema. El Atlético apenas se asomó al área blanca.

El Madrid mereció algo más por ocasiones al descanso. Generó cuatro y convirtió a Oblak en el mejor jugador visitante. A los 15 minutos, ya tuvo que intervenir en un duro disparo de Cristiano. Más meritoria fue su parada tres minutos después ante un disparo de Benzema, tras una combinación con Cristiano Ronaldo.

La ocasión más clara de la primera mitad llegó a los 31 minutos en un mano a mano de Cristiano que sacó Savic bajo los palos cuando ya se cantaba el gol. El Atlético sólo enseñó algo a los 39 minutos tras una grosera pérdida de balón de Sergio Ramos, el robo de Griezmann y la parada de Keylor Navas. Fue lo último que ocurrió en una primera parte con poco ritmo y con un Madrid mejor dentro de la atonía general.

La segunda parte comenzó con otra espectacular intervención de Oblak ante un remate a bocajarro de Benzema. Fue el preludio del gol del Madrid, que llegó en una de sus jugadas favoritas: falta, saque de Kroos y cabezazo impecable de Pepe. Era lo justo. El Atlético estaba perdido y el cuadro de Zidane se encontraba en su elemento. Pero, curiosamente, la tuvo el Atlético a los 60 minutos en un mano a mano de Fernando Torres ante Keylor Navas, que realizó una extraordinaria parada que fue celebrada por el Bernabéu con una estruendosa ovación.

A los 62 minutos se retiró Pepe lesionado, cuando el Atlético parecía querer enseñar algo más. Los minutos acusaron la tendencia y el Madrid comenzaba a estar tieso por la fatiga, defendiendo cada vez más cerca de su área. Y llegó el minuto 85 y la mejor jugada del Atlético. Correa filtró un gran pase sobre Griezmann y el francés definió sobre la salida del meta madridista, quien entregó el palo por el que entró el balón. El Bernabéu enmudeció. El daño era enorme. Al equipo blanco no le quedaron ni fuerzas para pisar el área contraria. Tiene motivos para la preocupación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios