fórmula 1 gran premio de china

Hamilton contraataca en Shanghái

  • El inglés responde al triunfo de Vettel en Melbourne

  • Alonso, fuera

Lewis Hamilton, a bordo de su Mercedes en el circuito de Shanghái. Lewis Hamilton, a bordo de su Mercedes en el circuito de Shanghái.

Lewis Hamilton, a bordo de su Mercedes en el circuito de Shanghái. / DIEGO AZUBEL / efe

Lewis Hamilton (Mercedes) ganó el Gran Premio de China, el segundo del Mundial, disputado en el circuito de Shanghái, donde relegó al segundo puesto al alemán Sebastian Vettel (Ferrari), con el que ahora comparte el liderato.

Hamilton, triple campeón mundial y que había sido segundo en la carrera inaugural en Australia, invirtió en Shanghái los puestos con el alemán tras lanzar un duro contraataque en una carrera en la que el holandés Max Verstappen (Red Bull) protagonizó la remontada del día, al acabar tercero.

Desde que el semáforo se puso en verde, Hamilton aceleró hasta la victoria y ganó casi sin despeinarse, ajeno a lo sucedido por detrás, que no fue poco. Especialmente en las primeras vueltas, marcadas por el primer safety car virtual -tras la salida de pista y posterior retirada del canadiense Lance Stroll (Williams)- y por el coche de seguridad verdadero, que apareció tras el accidente del italiano Antonio Giovinazzi.

Vettel entró en boxes a las primeras de cambio. Y Ferrari, que se postuló para luchar por el título, dobló estrategias: el alemán pasó a neumáticos para seco y el finés Kimi Raikkonen -quinto en Shanghái, por delante de su compatriota Valtteri Bottas (Mercedes) y detrás del australiano Daniel Ricciardo (Red Bull)- mantuvo los neumáticos intermedios.

Bottas destruyó su carrera calentando neumático detrás del coche de seguridad y Hamilton aceleró hacia la victoria, por delante de los dos Red Bull de Verstappen y Ricciardo, y de Kimi, que ralentizó el ritmo de su compañero hasta que Vettel lo superó en el vigésimo de las 56 vueltas.

Vittel pasó a Ricciardo en la vuelta 22, antes de dar cuenta, siete giros más adelante, de Verstappen, que se conformó con protagonizar la gran remontada, pasando del decimosexto en parrilla al tercero final. Con 19 años, señaló que estará al quite.

Pero si Hamilton apunta al cuarto, Vettel -que ya ganó cuatro con Red Bull (2010-13)- quiere igualar los cinco títulos del argentino Juan Manuel Fangio. Con lo que sólo tendría por delante en la lista histórica a Schumacher. Y recuperaría, 10 años después de que lo ganase Kimi, el título para los de Maranello.

Con un coche para echarse a llorar, Alonso volvió a sacar mientras pudo petróleo de su McLaren-Honda. Tras salir decimotercero, el doble campeón mundial llegó a rodar sexto y se mantuvo en zona de puntos hasta que en la vuelta 35 se rompió el palier de la transmisión de su monoplaza. Fernando, que entró en garaje con el coche de seguridad virtual, en la segunda vuelta, afirmó que espera seguir divirtiéndose hasta que el coche funcione. Lo hizo unas vueltas, reteniendo los ataques de Bottas, con un Mercedes. Pero, salvo milagro, ésta no parece campaña de éxitos para el asturiano.

Mucho mejor pintan las cosas para Carlos Sainz, que acabó séptimo. El madrileño, hijo del doble campeón mundial de rallys, que no paró hasta la vuelta 28, mejoró un puesto su actuación de Albert Park y es séptimo en el Mundial, con 10 puntos.

Sainz relegó al octavo a Kevin Magnussen (Haas), que entró en meta por delante de los dos Force India de Sergio Pérez y de Esteban Ocon, que también rascaron puntos en Shanghái.

Por delante, Hamilton y Vettel mantuvieron sus puestos y ahora comparten liderato, anunciando un nuevo duelo dentro de una semana en Bahréin. Ricciardo atacó a Verstappen, pero el holandés aguantó y festejó su tercera plaza. Si su Red Bull avanza, Max puede acabar pidiendo cartas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios