Juan Morales lleva dos días sin contactar con el Ayuntamiento de Jerez

  • Pilar Sánchez dice que "está bastante indeciso pero nosotros no podemos hacer ya más"

Juan Morales parece haber emprendido una marcha atrás silenciosa en su intento de comprar el Xerez Deportivo. Dos semanas después de irrumpir en la actualidad del club azulino prácticamente como el futuro dueño del club, el empresario almeriense está en 'paradero desconocido' para la prensa -no coge el móvil a ningún medio de comunicación- y en los dos últimos días ni siquiera ha contactado con responsables del Ayuntamiento de Jerez, algo que era tónica habitual en los primeros días de esta semana. Su última 'aparición' fue el pasado jueves, cuando telefoneó a Joaquín Morales para decirle que seguía teniendo muchas dudas para poder llevar a cabo la operación.

La propia alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, reconoció ayer que "no tenemos novedades desde que hablé por última vez por teléfono con ese señor", algo que sucedió el pasado lunes. "Está bastante indeciso, pero nosotros ya no podemos hacer más de lo que hemos hecho. Le hemos ofrecido toda la ayuda y toda la colaboración, pero es su dinero y la última palabra la tiene él, y al día de hoy ni ha dicho que sí, ni ha dicho que no".

La alcaldesa no escondió su "preocupación porque el proceso se está dilatando demasiado. La situación del Xerez es muy complicada y eso me preocupa; a mí no me preocuparía que siguiera Joaquín Morales o cualquier otro empresario si las decisiones deportivas se tomaran bien y el Xerez estuviera en una situación saneada", dijo la regidora.

Pilar Sánchez entiende que se dan todas las condiciones "para que la operación se pueda hacer, porque Joaquín Morales tiene ganas y voluntad de vender el Xerez y desde el Ayuntamiento no vamos a escatimar esfuerzos. Pero la última palabra la tiene este señor", insistió.

Mientras tanto, los consejeros del Xerez siguen sin saber nada sobre el futuro de la entidad. Joaquín Morales, que ha dado orden en el club de seguir funcionando como hasta ahora, no ha contactado con los consejeros de la entidad, a los que anunció el día que dimitió como presidente que en cuestión de días convocaba una reunión del consejo de administración para elegir a su sucesor en la presidencia. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron con Juan Morales como protagonista y los planes de Joaquín Morales sufrieron una forzosa modificación, aunque ahora se insinúa que si Juan Morales no compra la próxima semana, a comienzos de febrero habrá nuevo presidente en la figura de un consejero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios