fútbol

Kaká, adiós a una estrella

  • Tras el brasileño, mejor del mundo en 2007, llegó la era Ronaldo-Messi.

Kaká, con el Balón de Oro que ganó siendo jugador del Milan. Kaká, con el Balón de Oro que ganó siendo jugador del Milan.

Kaká, con el Balón de Oro que ganó siendo jugador del Milan. / EFE

Cuando el 17 de diciembre de 2007 Kaká se quedó con el premio al mejor Jugador del Mundo de la FIFA, nadie podía imaginar que en ese momento estaba comenzando una nueva era en el fútbol mundial. El brasileño, que tenía 25 años y ese año había ganado la Champions con el Milan, terminó la votación por delante de los jóvenes Cristiano Ronaldo (22) y Messi (20). Ésa fue la última vez que el galardón al mejor de todos fue a parar a manos diferentes a las del portugués o el argentino.

Por eso, su retirada, anunciado ayer en la cadena de TV brasileña O Globo, simboliza también el fin de una época. Ricardo Izecson dos Santos Leite -su nombre completo- nació el 22 de abril de 1982 en Gama, Distrito Federal de Brasilia, en una familia de clase alta. Emigró a Sao Paulo de pequeño y en 1994 se integró en el equipo juvenil del club homónimo. En el año 2000, mientras jugaba en una piscina, se rompió una vértebra y estuvo cerca de quedar parapléjico. Tras varios meses de recuperación, en los que fue creciendo su fe religiosa, se reintegró al club y en febrero del año siguiente debutó en el primer equipo, en un partido ante el Botafogo. Antes de emigrar al otro lado del Atlántico, Kaká debutó en la selección brasileña en 2002y ganó el Mundial de Corea y Japón. En 2003 fue transferido al Milan por 8,5 millones.

Con el club italiano, Kaká vivió los mejores años de su carrera. En 2005 llegó a la final de la Liga de Campeones, pero la perdió ante el Liverpool. Y en 2006, en el mismo torneo, perdió en semifinales ante el Barcelona de Ronaldinho. Sin embargo, en la temporada siguiente, el jugador tendría revancha. En 2007, el Milan, con él como gran figura y goleador del torneo, venció en la final de la Liga de Campeones al Liverpool y se consagró en Europa. El Real Madrid lo contrató en 2009 por 65 millones de euros, pero se marchó sin triunfar, en 2013. Pasó de nuevo por Milán y por Sao Paulo, aunque jamás volvió a rendir como en sus primeros años. Su último equipo fue el Orlando City, de la liga de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios