baloncesto euroligaliga de campeones

El Madrid gana por solidez

  • El equipo madridista, en la Final a Cuatro tras derrotar al Darussafaka

Sergio Llull lanza el balón frente al pívot del Darussafaka Zizic, durante el cuarto choque jugado en Estambul. Sergio Llull lanza el balón frente al pívot del Darussafaka Zizic, durante el cuarto choque jugado en Estambul.

Sergio Llull lanza el balón frente al pívot del Darussafaka Zizic, durante el cuarto choque jugado en Estambul. / SEDAT SUNA / efe

La solidez defensiva y su versatilidad en ataque dio al Real Madrid el billete para su quinta Final a Cuatro de los últimos siete años tras repetir triunfo en la pista del Darussafaka, lo que evita el quinto partido y le permite soñar con la décima corona europea.

El 5-0 de inicio fue sólo un espejismo porque, en cuanto el Madrid empezó a carburar, un parcial de 0-11 liderado por Llull y Randolph le dio las primeras ventajas y obligó a David Blatt a parar el partido a los tres minutos para organizar a sus hombres.

El tiempo muerto dio resultado al técnico estadounidense. En menos de dos minutos, los turcos volvieron a ponerse en el ecuador del cuarto por delante con un 7-0 que le metió en el choque. Pero el campeón español no se amilanó y, gracias a los diez puntos de un inspirado Llull logró cerrar el primer cuarto con tres de ventaja (21-24).

El choque siguió apretado tras la reanudación, aun más espeso y trabado que en el inicio, lo que impidió que nadie rompiese el partido. Se sucedían las en el marcador hasta que Thompkins, con ocho puntos en menos de cuatro minutos, devolvió el mando a los suyos (38-45).

Las ventajas siguieron creciendo tras la reanudación y llegaron a ser de 11 puntos para los madridistas. La defensa blanca seguía ahogando a un rival en el que sólo Wanamaker devolvía los golpes hasta que un arreón de furia de sus compañeros ajustó el marcador tras un parcial de 8-0 rematado con un lejano triple de Wilbekin (49-52 en el 25').

Fue sólo un susto. El Madrid se rearmó y llegó a los últimos 10 minutos con su mayor ventaja de la tarde tras sendas técnicas a Blatt y Harangody en los últimos segundos del cuarto (58-72).

El Darussafaka se lanzó a la desesperada, pero seguía negado ante el triple y sólo sumaba desde la línea de tiros libres, por lo que a nueve minutos del final llegó a verse 17 abajo y desesperado.

Directo a la Final a Cuatro, el Madrid se limitó a controlar el juego, lo que terminó de minar la fe de unos turcos que, aunque en un último empujón se llegaron a colocar a seis puntos a dos minutos del final, no pudieron evitar que su rival regrese a Estambul del 19 al 21 de mayo en busca de un nuevo título continental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios