'Malayos' en el Xerez

  • La posibilidad de que Juan Antonio Roca fuese el 'regidor en la sombra' del club azulino en las temporadas de Gil Silgado es algo que ya se vislumbró hace años

S.M.S. / jerez

"A Gil Silgado y a mí nos presentó Juan Antonio Roca, gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella y con el que yo negocié la venta del club, y yo conocí a Roca a través de Miguel Ángel Gil Marín. En un principio Roca y su gente estaban con Silgado en la aventura del Xerez pero luego se cansaron, se fueron y ahí comenzaron los problemas económicos en el Xerez". Son palabras de Luis Oliver Albesa, pronunciadas el 22 de mayo de 2004, más de un año después de que Diario de Jerez desvelará, en su edición del 25 de febrero de 2003, que el ex gerente de Urbanismo del Ayuntamiento marbellí había sido parte activa en la compra-venta del Xerez cuando Luis Oliver decidió desprenderse del club.

Gil Silgado, en su día, lo negó; el empresario onubense afincado en Sevilla, ahora imputado en la Operación Malaya, aseguró dos días más tarde de publicarse la noticia que él estaba sólo en el Xerez. Y lo dijo con este comentario: "Hay periódicos que se dedican a publicar cualquier cosa. El club es de Jesús Gil, el coche que traigo es de Gaspart y el colegio de mis hijos lo paga Pacheco". Ya más en serio, Silgado aseguró ese día que "en esta aventura estoy completamente solo. Me imagino que los que lo han publicado tendrán sus respuestas a lo mejor en forma de querella, o tendrán que demostrar lo que publican. Si son lo suficientemente serios deben demostrar lo que han publicado, entre otras cosas porque pueden dañar a terceras personas".

En la información desmentida por Gil Silgado, este Diario incluso desveló cómo llegó Juan Antonio Roca al Xerez. La historia comenzó cuando Luis Oliver se dio cuenta de que no podía seguir en el Xerez al conocerse el capital social que se fijó para el club. Oliver optó por pedir ayuda a Jesús Gil y Gil, con el que le unía cierta amistad desde el fichaje de Schuster, y lo hizo en una reunión que ambos mantuvieron en las oficinas del club colchonero.

Gil y Gil remitió al por entonces presidente del Xerez a Juan Antonio Roca Nicolás, su brazo derecho en el Ayuntamiento de Marbella y del que dijo que le podía solucionar el problema. Dicho y hecho. Oliver se fue a Marbella y mantuvo una primera reunión con Juan Antonio Roca, en la que le explicó cómo estaba el Xerez, fundamentalmente en el plano económico y en las relaciones con el Ayuntamiento, y lo que pedía por el club. Hubo una segunda reunión en la que se avanzó en las condiciones de venta del Xerez, y en la tercera ya apareció José María Gil Silgado, persona a la que presentó como el comprador del Xerez bajo las condiciones que Roca y Oliver habían pactado.

A partir de ahí Oliver se las siguió viendo con Gil Silgado, ya en Sevilla, aunque con Roca siempre al tanto de las negociaciones para cerrar los flecos que todavía quedaban pendientes.

Oliver y Gil Silgado firmaron las condiciones de compraventa del club y las acciones figuraban a nombre del empresario onubense afincado en Sevilla, aunque ahora se sabe que Roca era dueño del 50% de esos títulos. Además, según desveló este Diario, en no pocas ocasiones las nóminas de los jugadores y técnicos se pagaron con dinero procedente de Marbella. Para ello, a veces se desplazaba un importante empleado del club hasta la localidad malagueña a primera hora de la mañana y regresaba por la tarde con dinero para pagar nóminas, estando Gil Silgado en Sevilla.

Otro dato: el traspaso de Mena al Xerez se fraguó desde Marbella, ciudad a la que Gil Silgado viajó con representantes del jugador y del Celta para obtener las garantías necesarias para poder pagar los primeros plazos del traspaso. En su día se justificó desde el Xerez este viaje asegurando que la operación iba a ser avalada por una empresa de Gil Silgado con sede en Marbella, cuando en realidad lo que se iba a obtener era el visto bueno y el correspondiente aval de Juan Antonio Roca.

El propio Roca fue el que dio el visto bueno a que se negociara con el Ayuntamiento la llamada 'paz social' cuando Gil Silgado estaba enfrentado a Pacheco. Silgado no era muy partidario de atender la invitación del Ayuntamiento a negociar porque mantuvo una muy dura 'batalla' con Pacheco, hasta con enfrentamientos personales, pero Roca impuso su criterio y envió a Jerez en varias ocasiones a Óscar Benavente, otro constructor que operaba en Marbella y amigo personal de Juan Antonio Roca. Benavente impuso a Gil Silgado la entrada en el consejo de administración del club de Andrés Begoña y Alfonso del Castillo, que serían los encargados de negociar la paz social con Pacheco. Gil Silgado, contrario a esa paz social, se tuvo que 'tragar' la llegada de los nuevos consejeros, pero días más tarde casi llega a las manos con Begoña en una reunión del consejo de administración del Xerez.

En septiembre de 2006, la revista 'Tiempo' publicó que la policía había localizado en un registro al bufete de abogados Sánchez Zubizarreta-Soriano un fax que establecía una conexión entre Roca y el Xerez. El fax lo redactó, en junio de 2003, el abogado sevillano Francisco de Asís Cantudo (Fran Cantudo), que trabajaba para el bufete madrileño de los Zubizarreta. Fran Cantudo, al que se le podía ver con asiduidad en la secretaría del Xerez, explica en el documento requisado por la policía que Juan Antonio Roca y Óscar Benaventa le han indicado que se debe 'realizar un negocio jurídico' entre dos empresas, 'Jovibel', que controlaba los derechos de imagen de y traspasos del Xerez Deportivo para que de esa manera no fueran embargados, y 'Triana 95', sociedad que se hacía cargo del pago de los gastos del club. Tras estudiar los documentos y las sociedades, la Policía trasladó al juez al siguiente conclusión: 'Todo parece inferir que existe algún grado de control funcional de las sociedades 'Jovibel' y 'Triana 95' por parte de Óscar Benavente Pérez y Juan Antonio Roca Nicolás', lo que equivale a decir que el Xerez estaba en manos de Roca en el año 2003, ya que entre ambas empresas controlaban el presupuesto del club: 'Jovibel' los ingresos (por derechos de imagen) y 'Triana 95' los gastos ordinarios.

Por lo tanto, lo que ahora desvela el caso Malaya, que Roca era dueño y regidor ' en la sombra' del Xerez, es algo que se presumía desde hace no pocos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios