Mendoza se autoconsuela

  • El jerezano asume su suplencia y dice que "me tocó hablar y me ha tocado esto"

Jesús Mendoza rompió ayer su silencio y analizó su situación en el equipo. Después de dos jornadas fuera de la alineación titular, el defensa jerezano reconoció sentirse "jodido por no jugar, pero bueno no me queda otra que seguir trabajando para volver al equipo".

Para el del Chicle, no jugar de inicio supone algo novedoso que hacía muchos años que no le ocurría. En este sentido declaraba que "es una situación diferente, pero a todo el mundo le llega el momento de no jugar y a mí me ha tocado ahora. Hay que estar tranquilos y sobre todo respetar a los compañeros y al entrenador. Cuando me necesite intentar hacerlo lo mejor posible".

En estas dos semanas, Jesús Mendoza agradece el apoyo de la afición, si bien asegura que "cada aficionado tiene una opinión y una alineación en la cabeza, eso es algo normal, pero es de agradecer el apoyo de la afición y el cariño que tiene hacia uno. Cuando juegue intentaré darlo todo por ellos".

En un primer momento, el jerezano reconoció que su 'banquillazo' "es decisión del entrenador y nada más, somos veinticinco en la plantilla y el entrenador pondrá a los que estén mejor en cada momento. No tengo que decir nada, si el míster considera que tengo que jugar jugaré y si no pues seguiré trabajando hasta que tenga mi oportunidad".

No obstante, de sus posteriores palabras se desprende que esta situación puede estar ligada a sus declaraciones tras el partido ante Las Palmas en las que recriminó al técnico que el problema del equipo no era la falta de actitud. Sobre esto dijo que "con Casuco me llevo bien, igual que siempre. Lo que dije en su momento dicho está y creo que no dije nada del otro mundo. Cuando se dice una cosa como la que dijo el entrenador hay que decirla en el vestuario. Cuando un equipo está jodido y está mal no podemos tirar cada uno por un sitio, tenemos que ir todos en conjunto y unidos, si no se irá de las manos y todo irá a peor. En ese aspecto no tengo problema, lo que pasa es que me tocó a mí hablar y me ha tocado esta situación, pero nada más es un tema que doy por zanjado".

Seguidamente, Mendoza insistió en que "yo espero que eso no haya influido, el míster intenta poner al que mejor está y nada más". Por último, el bravo lateral jerezano reconoció no sentirse "cabeza de turco ni nada de eso" en todo este asunto, y admitió que "sé que no estoy en mi mejor momento, pero bueno, seguiré trabajando para volver al equipo lo antes posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios