XEREZ | las palmas · sigue la crisis

Morales arroja la toalla

  • El nazareno dimite como presidente del Xerez después de escuchar insultos de la afición y anuncia que uno de los jerezanos que le acompañan en el consejo de administración será nuevo presidente del club

Comentarios 9

La crisis del Xerez Deportivo se llevó ayer por delante a Joaquín Morales, quien cuarenta y cinco minutos después de acabar el partido inició una rueda de prensa en la que anunció su dimisión como presidente del club. En esos cuarenta y cinco minutos el nazareno tuvo tiempo de escuchar insultos de unos quinientos aficionados que se congregaron fuera del estadio nada más acabar el partido, y tuvo tiempo también de dialogar con algunos de sus consejeros en el túnel de vestuario, y también con Casuco, dentro del vestuario del Xerez.

"Es la rueda de prensa más difícil desde que estoy en el Xerez", dijo nada más sentarse en la sala de prensa de Chapín. "Como prometí cuando entré, el día en el que no me quisiera la afición del Xerez, dimitiría. Y como soy fiel a mi palabra, dimito de manera irrevocable, aunque con todo el dolor de mi corazón porque me hubiera gustado ser presidente del Xerez hasta que me hubiera marchado del club, hasta que dejara de ser dueño de esas acciones. Pero he escuchado a mi afición, con un nudo en la garganta bastante importante, y como me han gritado 'Morales vete ya' y con toda la razón del mundo, pues a partir de hoy Morales deja de ser presidente del Xerez".

A renglón seguido señaló que "dejo de ser presidente del Xerez pero no voy a dejar de luchar, porque al final, para lo bueno y para lo malo, sigo siendo el máximo accionista y voy a seguir, desde atrás, haciendo lo que tengo que hacer, reforzando al equipo y dando la cara siempre".

"Lo que sí quiero -dijo- es que si hay algún culpable de lo que está sucediendo, ése sea yo. Si se ha fichado bien, si no hemos fichado, si hemos perdido hoy cero a tres... Yo soy el culpable y no me siento merecedor de ser presidente de este gran club y de esta gran afición".

Cabizbajo, pidió perdón a la afición. "Lo siento; siento haber fallado a todos y vamos a ver si al final yo soy el gafe y el domingo ganamos en Elche y comenzamos la remontada".

Su siguiente comentario sonó a despedida incluso como dueño del club. "Si en algún momento -dijo a los periodistas- os he tratado mal, os pido disculpas. Aquí voy a dejar muy buenos amigos y quiero que sepáis que ésta va a ser mi última comparecencia ante los medios de comunicación. Y perdón a la afición, porque se puede perder el dinero, pero cuando tu afición te dice vete ya, me tengo que ir, aunque alguien me decía antes que esos mismos que me han gritado hoy son los que hace años me gritaban 'presidente, presidente'. Pero ellos son los sabios y los voy a respetar siempre".

Emocionado, dijo que "juro por Dios que al Xerez lo tengo ya dentro de mi corazón. Bendito día el que decidí ser presidente de este club porque es una de las cosas más bonitas que me han pasado, y por eso me da pena salir de esta manera del club".

A partir de ahí llegaron las preguntas. La primera, para saber en qué situación quedaba el club. Morales explicó que "la semana que viene nombraremos nuevo presidente, y yo me quedaré fuera del consejo, aunque será, como hasta ahora, el que soluciona los problemas y el que pone el dinero. El lunes o el martes se reunirá el consejo, hablaremos con los consejeros y al que le haga ilusión se le nombrará presidente del Xerez. Seguro que en el consejo hay algún jerezano al que le haga mucha ilusión ser presidente del Xerez, un presidente que transmita alegría a la afición, porque yo ya no me encuentro con fuerza para ello".

¿Pasará en el Xerez como en el Betis, que hay un presidente aparentemente dirigido por el máximo accionista? Morales lo negó: "No va a ser dirigido por nadie. Os puedo asegurar el que consejo va a dirigir el club en adelante. Y eso que todos los consejeros me han pedido que no me marchara, pero yo tengo que ser fiel a mis principios y el 'Morales vete ya' no me ha dolido, porque es lo que me merezco".

Prometió que su dimisión "no es por cobardía, porque yo voy a seguir buscando y poniendo dinero, voy a seguir mojándome el culo por este club, pero ahora mismo no me siento merecedor de ser presidente del Xerez. Ahora mismo creo que es la solución, y eso que yo me suelo crecer en los momentos malos".

Preguntado si dejará de ser en adelante máximo accionista del Xerez, contestó con un "no se sabe. Hace tiempo que se habla de vender el club pero estamos como siempre".

Por último, a la pregunta de si Casuco podría seguir sus pasos y ser cesado como entrenador del Xerez, Morales se limitó a decir que "hablaremos el lunes o el martes, cuando se reúna el consejo, y el nuevo presidente y los demás consejeros decidirán si hay que hacer algún tipo de cambio. Lo que está claro es que no podemos echar a veinticinco jugadores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios