Morales saca la cartera para atajar la crisis

  • El presidente se reunió con la plantilla y le ofreció 600.000 euros por la salvación · Anuncia la llegada de tres refuerzos más y hoy se confirmarán las bajas de Benjamín y Miki Roqué

JoaquínMorales dio ayer un doble paso para intentar solucionar la crisis deportiva en la que se ha asentado el Xerez. Para empezar, el presidente azulino acudió al inicio de la segunda sesión de entrenamiento que  celebró la plantilla ayer y estuvo reunido con los jugadores en el vestuario durante veinte minutos, antes de que se iniciara el trabajo.

Media hora más tarde, a las siete, Joaquín Morales presidía la primera reunión del nuevo consejo de administración del club, cita en la que también se abordó la más que preocupante situación deportiva del Xerez.

Tras la doble reunión, Morales dijo que “estamos muy preocupados por la situación en la que está el equipo, y por eso hemos optado por hablar con los jugadores y por tratar el asunto en una reunión del consejo de administración.  Estar en la zona de descenso es malo, pero ya estar el último es algo que ni se me pasaba por la imaginación, y menos cuando en pretemporada todo el mundo me decía que habíamos hecho mejor plantilla que en años anteriores. Ahora los resultados nos están diciendo lo contrario y la situación en la que está el equipo ya me está hasta quitando el sueño, y a mí poquitas cosas me quitan el sueño”.

Sin embargo, el presidente abogó ayer por la calma y no quiso ni levantar la voz en la reunión con los jugadores. “En momentos como éste lo mejor es estar fuertes y unidos para intentar salir cuanto antes de esos puestos tan desagradables. No estamos desahuciados todavía, estamos a cinco puntos de la zona tranquila y ahora hay que estar todos más unidos que nunca, y eso es lo que le he dicho a los jugadores. Les he pedido que se entreguen al máximo, que se dejen ya de complejos. Hay que reaccionar por lo civil o por lo criminal. Para salvarnos necesitamos ganar diez y once partidos y hay que lograrlo”.

Además de reunirse con la plantilla, mantuvo una charla con los técnicos y le han comentado que la situación del equipo es totalmente reversible. “He hablado con ellos junto a la plantilla y luego a solas y me han comentado que confíe, que ven posible salir de la zona de descenso”,

Morales sorprendió a todos, además, anunciando que “la plantilla tenía tres millones de euros por el ascenso, y ahora yo lo voy a intentar todo para sacar al club de la situación en la que está, así que les he dicho que tienen 600.000 euros de prima si salvan la categoría. Yo ya no puedo hacer más, porque goles no puedo marcar ni tampoco puedo meter la pierna”.

El empresario nazareno confesó además que “nunca hasta ahora había optado por esta medida, pero hablando con ellos me ha salido de dentro, lo he dicho de corazón. Los jugadores han recibido bien la noticia, aunque ellos una vez que salen al campo se olvidan del dinero, y nada más salir del vestuario Mendoza me ha dicho, presi esto le va a costar el dinero y me da igual, lo importante es sacar al equipo de ahí”.

A la hora de hablar de fichajes, Morales también se mostró contundente. “Miguel Ángel os informará mañana -hoy para el lector- mejor sobre todos lo detalles realacionados con ese tema, pero os puedo adelantar que van a venir tres refuerzos más y además de Aarón van a salir dos jugadores más. La decisión la tenemos tomada y todo está muy claro, pero  no considero lógico que los futbolistas se enteren de esa decisión por la prensa”.

El presidente no soltó prenda sobre ese delicado tema pero Benjamín Zarandona y Miki Roque, cedido por el Liverpool, son los dos jugadores que se desvincularán en las próximas horas de la disciplina xerecista, salvo sorpresa mayúscula y marcha atrás casi improbable por parte de los técnicos. Ninguno de los dos han contado ni para Miguel Ángel ni para Casuco y se van a tener que marchar de club para abrir las puertas a dos centrales, a un centrocampista y es más que probable que a un delantero.

 No quiso dar nombres de futuras incorporaciones, aunque avanzó que “son casi todos jugadores de Primera División que llegarán en calidad de cedidos. Son futbolistas que no tienen en Primera los minutos que se merecen y que sí podrían tenerlos en el Xerez. El entrenador y Miguel Ángel quieren a esos jugadores y yo voy a poner toda la carne en el asador para que vengan al Xerez. Sacaremos el dinero de donde haga falta”.

El mandatario xerecista lamentó tener que dar bajas pero “ahora mismo lo que más me duele es el Xerez y tenemos que salir de esta situación cuando antes. Aarón llegó en verano como una gran promesa pero el fútbol es así. Ha brillado con la selección española y aquí ha demostrado que está verde para jugar en Segunda, a pesar de que calidad tiene”.

Preguntado si el técnico sigue contando con pleno respaldo por parte del consejo de administración, Morales dijo que “han pasado ya dos entrenadores por aquí y estamos en la misma situación, por lo que está claro que el problema no es cuestión de entrenador; es cuestión de plantilla, de mentalidad y también de suerte, porque hemos tenido hasta ahora muy mala suerte”.

Por último, Joaquín Morales reiteró que “de los veintitrés partidos que restan hay que ganar once, y hasta ahora sólo hemos ganado dos. No es imposible, pero desde luego hay que dar la vida en cada partido para salir del pozo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios