Tras Morales, Morales

  • El empresario almeriense Juan Morales ha llegado a un acuerdo verbal con al máximo accionista del Xerez para comprarle todas sus acciones en una operación tasada en algo más de 18 millones de euros

Comentarios 11

Joaquín Morales tiene las horas contadas como máximo accionista del Xerez, toda vez que está negociando la venta de sus acciones al empresario almeriense Juan Morales Manrique, en una operación tasada en 18.712.000 euros.

El acuerdo verbal llegará a buen puerto una vez que los contables del empresario almeriense cotejen los datos que tienen en su poder con los que les deberá presentar Joaquín Morales.

Ambos empresarios han mantenido contacto telefónico en los últimos meses, pero no se conocían personalmente y lo hicieron el pasado sábado antes del encuentro frente a Las Palmas. De hecho, Juan Morales siguió el choque desde el palco y en el decscanso casi cerraron el acuerdo para la venta.

Juan Morales explicó sobre sus intenciones que "mi interés por el club viene desde mayo pasado y desde entonces hemos estado intentando acercar posturas y sólo ahora que el equipo va mal se ha logrado. Me gusta mirar siempre hacia delante. En la situación en la que está el club no hay quien meta la mano porque, de entrada, tendría el 50% perdido si el equipo baja, pero a mí me gusta echarle pantalones. Está claro que sólo gana el que arriesga".

Morales, al cierre de esta edición, se encontraba reunido con sus asesores en Vícar para planificar el desembarco en el Xerez. "No me gustan las medias tintas. Los economistas han visto las cuentas y no se han opuesto a la operación, me quedan algunas cosas por analizar, como lo que cobran los jugadores o el entrenador, pero no creo que existan demasiados problemas. El Xerez en estos momentos es una nave rota y sin velas y hay que intentar llevarla a buen puerto. He apostado por una empresa difícil pero a me gustan los retos complicados. Ahora mismo, hay que dejarse de señoritismos y todo el mundo se tiene que implicar. Hay que tirar hacia delante entre todos, instituciones, afición, porque de lo contrario es complicado asumir un reto así".

A pesar de tener muchos datos, también aclaró que llevarán a cabo "una auditoría, pero queremos cerrar el tema antes de que se cierre la misma, ya que eso lleva su tiempo. Existen fórmulas para firmar ante notario la compra de las acciones y si luego las cuentas no se corresponden a lo que nos han dicho, pues se acude a la justicia para que actúe".

La intención del empresario virgitano es cerrar la operación "antes del sábado, porque el plazo para hacer fichajes termina a final de mes y tendríamos luego poco tiempo. La situación del equipo es preocupante pero con un par de puntos estaría tranquilo y fuera de peligro. El objetivo es que el Xerez mantenga la categoría y para eso hace falta reforzar la plantilla, hay que darle otro aire al equipo, eso está claro"

Es más, el empresario está tan seguro de sus actos que llegó a asegurar que "si los números son más o menos como esperamos y todo sale bien, insisto en lo que he comentado anteriormente, creo que antes del sábado podría quedar todo esto finiquitado. O sea, que iríamos ya a Elche con ilusiones renovadas".

El empresario de Berja, que estuvo presenciando el partido del pasado sábado en el palco de Chapín después de su reunión con Morales, se quedó "impresionado con la afición. No me esperaba que acudiera tanto público al estadio con la situación en la que se encuentra el equipo, a muchos clubes de Primera División le gustaría meter ese número de espectadores en sus campos. El equipo no puede defraudarla".

Morales no quiso profundizar demasiado en temas deportivos, pero no ocultó que llegará con personas de su confianza y que "tenemos mirados a jugadores de la provincia de Almería, a los que conocemos bien".

Sobre la continuidad de Casuco no quiso pronunciarse pero el actual técnico azulino sabía que él iba a desembarcar en el club porque ha hablado ya con uno de sus asesores, al que conoce de su etapa como entrenador del Almería.

El futuro presidente azulino lo que sí tiene claro es que queda tiempo para la reacción. "Quedan muchos puntos en juego toda una segunda vuelta, son muchos puntos en juego. Aunando esfuerzos puede haber solución y por supuesto el Ayuntamiento tiene mucho que decir en este tema, porque es la base del Xerez. Al equipo lo noté muy bajo de moral, está falto de motivación y eso es lógico cuando te encuentras en la zona baja de la tabla".

Por último, espera contar con la colaboración del Ayuntamiento de Jerez, del que sabe está ayudando de forma notable al club. "Yo lo único que quiero es que el Xerez esté lo más arriba posible y eso es lo que deben querer todos los estamentos de Jerez. Hasta ahora, no nos hemos visto con ningún representante municipal, pero creo que esta misma semana se puede dar también ese paso si todo se cierra. Supongo que el Ayuntamiento no tendrá problemas para colaborar con un grupo que llega dispuesto a invertir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios