Moreno no teme represalias por su denuncia ante la AFE

  • El centrocampista azulino espera cumplir los 25 partidos y no se plantea marcharse del club en el mercado de invierno

Vicente Moreno, capitán azulino, no suele esconderse cuando vienen mal dadas y mucho menos cuando se trata de hablar de su situación personal en el club. El valenciano denunció al Xerez ante la AFE y no se arrepiente, aunque sí quiso dejar claro que dio facilidades a la entidad para haber resuelto el tema . Tampoco teme represalias y no se plantea marcharse en el mercado de invierno.

El capitán explicó que ese tema no le está afectando ni dentro ni fuera del campo: "Con los compañeros yo ya sabía que no iba a tener ningún problema y en cuanto al club habría que preguntarle más a ellos que a mí si me va a pasar factura. Tengo asumida la situación, en estos casos o estás conmigo o estás contra mi. De alguna forma, sabía que esto iba a suceder y que me podía afectar pero me preocupa poco, lo que me preocupa es sacar al equipo de la zona baja".

La  deuda ha sido saldada pero a estas alturas "nadie del club me ha llamado para comentarme nada y sé que se ha solucionado porque Redondo viajó. Ellos han dicho que yo no quería solucionar el problema y quizás no se ha solucionado porque ellos no han querido. La solución la han puesto ellos".

Fernández Monterrubio comentó la pasada semana que no habían negociado apenas. Él matizó que "ellos han querido negociar a su manera y lo que han contado no ha sido del todo cierto. Su forma no me interesaba y la mía no le interesaba a ellos. La opción que yo le di  era favorable para todos, no pedía nada del otro mundo, sólo garantía de pago al final de año si ahora no me podían pagar. De todos modos, mejor no entrar en una discusión absurda, hay cosas más importantes que mi situación personal. Le di una facilidad grandísima. El club no me dio ninguna respuesta y ya está, no quiero polémicas".

Moreno quiere dar carpetazo al tema y no se plantea que le quieran buscar una salida.  "No me planteo nada, estoy en manos del club.  No se me pasa por la cabeza, lo único que tengo en la cabeza es arreglar la situación deportiva. El presidente es el dueño del club y si en algún momento opta por tomar alguna medida es libre de hacerlo, ante eso nada puede hacer uno, sólo reclamar lo que es suyo".

En su contrato, tiene una cláusula por la que renovará si juega 25 partidos, espera cumplirlos pero ahora mismo "no sé si los jugaré o no. Quiero dejar todo eso aparcado, no quiero que me afecte.  Cuando llegue el momento, veremos qué sucede. El club es libre y sólo me queda respetar la decisión. Yo no me considero cabeza de turco de nada, aunque situaciones determinadas te hacen abrir los ojos y algunas situaciones que me han pasado han hecho que todo me lo plantee de forma diferente. Yo no tengo rencillas ni tengo problemas con nadie".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios