Fútbol internacional

Neymar y Cavani, a punto de llegar a las manos en el vestuario del PSG

  • 'L'equipe' explica que la guerra por lanzar penaltis y faltas entre el brasileño y el uruguayo, continuó en los vestuarios, donde Silva y Marquinhos tuvieron que intemponerse para que no se pelearan

Alves, Neymar, Cavani y M'bappe Alves, Neymar, Cavani y M'bappe

Alves, Neymar, Cavani y M'bappe / Efe

La disputa que mantuvieron el pasado domingo Neymar y Cavani por el lanzamiento de un penalti continuó tras el partido en los vestuarios, donde subió de tono hasta que algunos de sus compañeros tuvieron que intervenir para evitar que llegasen a las manos, reveló el diario L'Équipe.

Después de que el delantero uruguayo del París Saint-Germain (PSG) errase el penalti que tiró en el minuto 79 del encuentro contra el Lyon, se dirigió a los vestuarios al acabar el partido sin ir a saludar a los aficionados con sus compañeros.

Dentro, cuando llegó Neymar, Cavani le increpó en español por haber tratado de arrebatarle el balón en el penalti, a lo que el ex delantero del Barcelona replicó en tono "poco amable", según testigos.

Los también brasileños Thiago Silva y Marquinhos tuvieron que interponerse entre los dos para poner fin a la discusión, según L'Équipe, en un ambiente de gran tensión.

Tras ducharse, Cavani se marchó rápidamente del Parque de los Príncipes, cuando suele ser de los últimos en hacerlo, mientras que Neymar hizo lo mismo minutos después con la gorra muy ajustada en la cabeza, de forma que era imposible ver su cara.

Los problemas se vislumbraron ya en el minuto 57 del partido (que los parisinos ganaron por 2-0), cuando Cavani trató de lanzar una falta directa pero el brasileño Dani Alves se lo impidió agarrando el balón antes.

Alves, íntimo amigo de Neymar, cedió al brasileño el tiro, aunque posteriormente explicó que su intención inicial era lanzar él mismo el golpe franco. Minutos más tarde se produjo la escena del penalti, que todos pudieron apreciar.

Una disputa similar ya se había producido entre ambos futbolistas el pasado 25 de agosto ante el Saint Etienne.

Cavani estuvo especialmente desabastecido de balones el pasado domingo -sólo lo tocó 21 veces en todo el partido-, y, según L'Équipe, parece molesto con el rol asumido por Neymar y los otros cuatro brasileños del equipo, que a su juicio buscan favorecer que su compatriota alcance el Balón de Oro.

Junto a esos temores a la posible formación de un clan brasileño, el diario deportivo apunta a otra posible causa del enfado de Cavani: el uruguayo, autor de 49 goles la temporada pasada, tiene una prima de cerca de un millón de euros si consigue ser el máximo goleador de la Ligue 1.

L'Équipe se pregunta si el propio Neymar no tendrá una cláusula similar en su contrato, que pueda alimentar su deseo de lanzar los penaltis.

Cavani es respetado en el vestuario parisino por su interés en el fútbol y su poca devoción por los focos mediáticos, aunque también se destaca su carácter más bien solitario e introvertido.

Por el momento, el entrenador del PSG, el español Unai Emery, ha evitado atizar la polémica, y tras el partido del Lyon dio explicaciones a la prensa sobre quién está llamado a lanzar los penaltis.

"Creo que los dos son capaces de ponerse de acuerdo inteligentemente en el terreno de juego. Después, desde dentro, vamos a equilibrar los turnos de lanzamiento, porque creo que los dos son capaces y quiero que se alternen", señaló.

La polémica ha surgido cuando la trayectoria por el momento del PSG es impecable, con un pleno de victorias en los seis partidos de la Liga y en el choque de Liga de Campeones ante el Celtic Glasgow.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios