fútbol liga santander

Póquer de un Messi inspirado

  • El argentino lidera una nueva goleada de un Barcelona que sigue con pleno de puntos

Messi transforma con un toque picado el penalti que le dio la primera ventaja al Barcelona sobre el Eibar. Messi transforma con un toque picado el penalti que le dio la primera ventaja al Barcelona sobre el Eibar.

Messi transforma con un toque picado el penalti que le dio la primera ventaja al Barcelona sobre el Eibar. / quique garcía / efe

El Barcelona logró ayer una comodísima goleada 6-1 ante el Eibar en un partido en el que volvió a brillar Lionel Messi, autor de un póquer de tantos entre el clamor de su hinchada.

El encuentro sirvió para confirmar lo poco que le hace falta a este Barcelona para sumar triunfos y lo bien que está Messi. El líder de la Liga lleva pleno de victorias, con 15 puntos en cinco partidos, y metió máxima presión sobre un Real Madrid que comenzará su choque ante el Betis con el Barça a siete puntos.

Lo cierto es que el Eibar jugó una buena primera mitad en el Camp Nou ante un Barcelona muy espeso durante bastante tiempo y se fue al descanso perdiendo por 2-0. Es el resumen de lo que pasó en los primeros 45 minutos, los que marcaron el partido, en buena parte por los detalles.

Por ejemplo, el conjunto visitante tuvo una gran ocasión de adelantarse en un mano a mano de Sergi Enrich que resolvió el alemán Ter Stegen con una magnífica intervención.

El siguiente detalle fue que Gálvez cometió un absurdo penalti sobre Semedo a los 20 minutos y Messi transformó el lanzamiento en gol.

Y el otro detalle llegó a los 38 minutos. El Barcelona lanzó un saque de esquina, el Eibar marcó muy mal y Paulinho entró solo desde atrás para marcar su segundo tanto en la Liga tras el logrado el sábado ante el Getafe.

Un Barcelona escasamente inspirado dejó el choque resuelto al descanso y en la segunda parte se dio un festín. Denis Suárez amplió la cuenta a los 53 minutos y luego llegaron prácticamente seguidos dos goles más de Messi. El primero, a los 59 minutos, con un precioso "pase a la red", y el segundo, tres minutos después, en brillante jugada personal.

Faltaba el póquer y éste llegó a tres minutos de final en una jugada que él mismo inicio y tras una combinación remató a la red. De los 17 goles que sumó el Barcelona en este arranque de Liga, nueve pertenecieron al argentino. A casi dos por partido.

"Messi, Messi, Messi", clamó el Camp Nou, que se rompió las manos de aplaudir a su gran ídolo.

Ernesto Valverde, incluso, se dio el lujo de reservar en el banquillo a Luis Suárez y rotar varias piezas. Y todo después de la grave lesión de Dembele. A la espera de un juego más consistente, los resultados hablan por sí solos. Y con Messi como incontestable artillero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios