la pelota de papel

Promesas de competitividad

  • Los recién ascendidos Levante, Girona y Getafe muestran un nivel deportivo en los albores del campeonato bastante por encima de los tres equipos que los han relevado en la Liga 1|2|3

Promesas de competitividad Promesas de competitividad

Promesas de competitividad

El pasado sábado, Valencia escenificó un derbi como merece la pasión que allí se respira por el fútbol. El club de Mestalla se empieza a ilusionar con ese andamiaje que eleva Marcelino García Toral, que se anuncia recio para aguantar toda la temporada. Y el club granota disfruta de un estado de efervescencia como no recuerdan los más viejos del barrio de Orriols, donde está afincado el estadio Ciutat de Valencia. De hecho, el Levante acaba de batir su récord histórico de socios. Ya son más de 21.000, una cifra más que apreciable para echar unos sólidos cimientos en la máxima categoría.

Y, por ahora, el equipo azulgrana que se paseó la pasada campaña por la Liga 1|2|3 de la mano de Muñiz está confirmando lo que muchos analistas preveían viendo el nivel deportivo que entonces ya exhibían: que van muy en serio.

Cuatro jornadas después, permanecen invictos en Primera. Cierto que han jugado tres partidos en casa, pero dos de ellos han sido de rivalidad levantina ante equipos destinados a luchar por puestos europeos, el referido del Valencia (1-1) y el que abría el campeonato ante el Villarreal (1-0), que, cierto es, ganaron gracias a un penalti inexistente en los últimos minutos. Pero después de tropezar como anfitrión ante el Deportivo, los granotas fueron capaces de arrancar un empate en el Santiago Bernabéu (1-1), ahí es nada. Fue allí donde hicieron la verdadera promesa de ser competitivos. Recién llegados como el extremo Ivi (23 años), el medio ofensivo Bardhi (22), el delantero centro Álex Alegría (24) o el pivote Doukoure aportan calidad y la ilusión de su juventud para elevar el nivel de esa columna vertebral que la pasada temporada conformaron el portero Raúl Fernández, los defensas Postigo y Toño o los centrocampistas Campaña, Lerma y Morales.

Los otros dos recién ascendidos, Getafe y Girona, también están ofreciendo una buena traza en estas primeras jornadas. Bajo el orden táctico que procuran Bordalás y Machín, han obligado a sus rivales a emplearse muy a fondo para superarlos.

Los getafenses supieron tomar el impulso adecuado para morar sólo una campaña en la Liga 1|2|3 -una segunda temporada le hubiera complicado mucho más el retorno al verse obligado a desprenderse de más activos de su plantilla- y están peleando con mucha dignidad. Han perdido en casa ante Sevilla (0-1) y Barcelona (1-2) pero nadie hubiera visto injusto que hubieran puntuado en ambos casos. Y fuera empataron en el siempre complicado San Mamés (0-0) y vencieron a su vecino del sur de Madrid, el Leganés (1-2).

El Girona, por su parte, dejó escapar la victoria ante el Atlético en su estreno en Montilivi (2-2), ganó allí al Málaga (1-0) y tras caer con justicia en Bilbao (2-0), obligó al Sevilla a emplearse a fondo el domingo pasado (0-1).

Tras el paupérrimo nivel que ofrecieron los tres descendidos de la última Liga, Sporting (31 puntos), Osasuna (22) y Granada (20), a la Liga le vendría de perlas que los tres que le toman el relevo confirmen esa promesa de competitividad que han hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios