fútbol lucha contra la violencia

Protección a los menores en Andalucía

  • La Federación Andaluza presenta nuevas medidas para árbitros, jugadores y padres

La RFAF ha presentado un conjunto novedoso e inédito de medidas contra la violencia, especialmente enfocadas a los menores, para combatir las agresiones físicas o verbales durante los partidos de fútbol en Andalucía.

La gran novedad de estas acciones, que las diferencia de las practicadas hasta ahora en toda Europa, es que se trata de medidas que buscan la eficacia dentro del propio terreno de juego como la vía más directa, así como la prevención como primera acción antes que la posterior sanción, con el objetivo de que los hechos violentos dejen de producirse dentro de un campo de fútbol. Estas medidas van dedicadas a tres grupos (árbitros, jugadores y padres) y son la primera actuación del Defensor del Menor en el Fútbol Andaluz, una nueva figura ideada por la RFAF y que surge con la finalidad de aportar iniciativas que ayuden a la protección de los menores y a defender sus derechos.

El jugador que vea una tarjeta verde lucirá en el siguiente partido un brazalete distintivo

La primera de las medidas es la implantación para todos los árbitros menores de edad en Andalucía de un distintivo especial, bien visible en el pecho de su uniforme arbitral, con el lema 'Árbitro Protegido RFAF: -18', que tiene como objetivo el convertirse en una medida disuasoria ante cualquier intento de insulto o agresión al colegiado, haciendo ver al posible agresor que el árbitro es un menor de edad. En el lamentable caso de que se consuma la agresión, física o verbal, el llevar el distintivo servirá a los comités de disciplina deportivos para aplicar el agravante de menor de edad a la sanción impuesta por agresión al árbitro, sin que el agresor pudiese alegar que no sabía que el árbitro era menor.

La segunda acción es aplicar una recompensa para aquellos jugadores menores de edad a los que el árbitro le muestre una tarjeta verde (medida ya implantada en el fútbol andaluz por la que el colegiado reconoce un gesto de juego limpio). Al siguiente partido, el jugador al que se le haya mostrado la tarjeta verde lucirá un brazalete con el lema 'Jugador Fair Play', que premia su labor y que portará con el orgullo de ser un ejemplo para el resto de sus compañeros y rivales en el partido. Cuando un club reciba tres tarjetas verdes durante una temporada recibirá la acreditación de 'Club Deportivo' y cuando alcance las cinco será distinguido con el título de 'Club Fair Play' en la Asamblea de la Federación Andaluza de Fútbol.

La tercera medida está dedicada a los padres y a todos los aficionados que entren en una instalación deportiva donde haya menores jugando. La RFAF distribuirá un título de Instalación protegida a los menores de edad' para que sea expuesto a la entrada y en el interior de la instalación de forma bien visible. De esta forma, todas las personas que accedan estarán avisadas de que cualquier abuso o agresión que se realice a un menor de edad dentro de esa instalación conllevará consecuencias especiales de gravedad, previa denuncia ante los juzgados.

Estas tres primeras y novedosas medidas del Defensor del Menor del Fútbol Andaluz se unen a otras ya en funcionamiento por la FAFl para ayudar a prevenir o erradicar la violencia en el fútbol, como la tarjeta verde, las redacciones de arrepentimiento o la pérdida de puntos por reincidencia en comportamientos violentos, al igual que la suma de puntos en la clasificación final por la consecución del Premio al Juego Limpio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios