Recital para la esperanza

  • Reacción a a tiempo Tercera victoria de la temporada de un Xerez Deportivo resolutivo, firme y con confianza, que doblegó al cuadro ilicitano de principio a fin en un encuentro para el recuerdo.

Comentarios 12

A vida o  muerte. El Xerez se jugaba más que tres puntos en el Martínez Valero después de la humillante derrota ante Las Palmas, tras la semana convulsa con la posible venta del club y el enojo de una afición harta de estar harta. Los futbolistas se habían conjurado por enésima vez y no siempre las cosas les iban a salir mal, aunque todo se les pusiera en contra.

El Deportivo, fiel a su racha de las últimas jornadas, regalaba un gol de ventaja a su rival con una acción en propia meta de Samuel. Todo estaba preparado par una nueva debacle pero nada más lejos de la realidad. El encuentro tuvo un desenlace muy distinto a lo que todo parecía indicar. No siempre lo que mal empieza mal acaba, ya que la victoria cayó del lado xerecista con toda justicia y con autoridad casi cuatro meses más tarde. Casuco se estrenó fuera y el equipo logró el segundo triunfo lejos de Chapín, el tercero de la temporada. Su única victoria hasta ahora había llegado en A Malata ante el Racing de Ferrol en la quinta jornada de Liga, a finales de septiembre del año pasado.

Casuco volvió a revolucionar el once y se quedó con un banquillo de lujo, ya que de una tacada se ‘cargó’ a Momo, Míchel y Mendoza. Redondo fue la gran sorpresa en lugar del jerezano, Pedro Ríos y Navas ocuparon las bandas, para Carlos Calvo fue la mediapunta y Yordi hizo labores de estilete.

El encuentro arrancó de forma eléctrica y a los cuatro minutos ya ganaba el Elche 1-0 tras un gol en propia puerta de Samuel que, en su intento de despeje, mandó al fondo de las mallas un remate de chilena de Rubén.

Con 0-1, los peores augurios cayeron sobre los azulinos, pero a diferencia de lo que les había sucedido en otras tardes, no se achicaron y aprovecharon una contra de Abel Aguilar y un despiste de la defensa para empatar. Marco Navas recibió el balón de forma clara y batió a Willy por bajo en su salida.

A los trece minutos, el Deportivo tuvo el 2-0. Un tiro de Carlos Calvo fue mal despejado por Willy, Marco Navas no se esperaba el rechace, se encontró el balón franco y lo mandó fuera.

Pero el Xerez estaba enchufado como nunca, mientras que su rival acusaba en exceso el cambio de sistema provocado por la lesión de Rubén nada más marcar el gol. Así, Abel Aguilar, que fue el mejor del partido, hizo subir al marcador el 1-2 en una bonita acción personal. Increíble pero cierto, después de muchos meses después, el Deportivo se ponía por delante en el marcador en un encuentro lejos de Chapín.

El equipo de David Vidal perdió totalmente el sitio ante un cuadro xerecista con el mando y sin dar opciones a un rival al que le costaba un mundo llegar arriba y cuando lo hacia se mostraba inocente.

La puntilla la tuvo en sus botas Carlos Calvo, que se encontró con un buen balón ante el meta ilicitano, pero se hizo un lío, se entretuvo y Willy le ganó el mano a mano.

Cuando el cuarto árbitro sacó el cartelito con 4 minutos de descuento, más de un azulino se echó las manos a la cabeza porque no imaginaba lo que iba a suceder en el ecuador de ese descuento. Una caída de Carlos Calvo superada la línea del área fue considerada por Bernabé García penalti y Yordi hizo el 1-3.

Aún en el descuento hasta hubo tiempo para que Porato evitara por dos veces que el Elche marcara, primero ganándole la partida a Calderón y en el saque de esquina que originó el anterior lanzamiento se lució ante Samuel.

La segunda parte arrancó como acabó la primera, con un Xerez firme y a la contra y un Elche que quería pero no podía ante la seguridad de los azulinos. Con el Elche volcado, Carlos Calvo tuvo el 1-4 en el minuto 67, pero Willy salió de su área y abortó la acción ayudándose hasta de la mano, acción que conllevaba su expulsión, pero el árbitro, con la que estaba armada, lo dejó estar.

Pero el cuarto se veía venir y Abel Aguilar, en plan figura, aprovechó un pase de Navas para marcar. La alegría se desbordó en los azulinos, que se abrazaban como locos, tanto en el campo como en las gradas. En los últimos minutos el Elche apretó y anotó el 2-4. Los resultados de los rivales directos beneficiaron a los xerecistas, que ya no son colistas y que han cedido el testigo al Racing de Ferrol. Por algo se empieza…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios