Roca perdió el dinero en el Xerez

  • El ex asesor de Urbanismo invirtió por las posibilidades de ascenso pero al no subir y mantener el estado "ruinoso" no logró ningún provecho económico · Oliver y Fran Cantudo, entre los imputados

Comentarios 3

Un negocio que no le reportó ningún beneficio económico al ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, Juan Antonio Roca. El presunto cerebro del caso 'Malaya' reconoció ayer ante el juez que "perdió" todo el dinero que invirtió al adquirir en 2004 la mitad de los derechos del Xerez Club Deportivo, aunque negó que los fondos con los que adquirió las acciones del club azulino tuvieran un origen ilícito.

Ante el magistrado también han comparecido como imputados el promotor Ávila Rojas, el abogado Manuel Sánchez Zubizarreta, el ex presidente del Xerez José María Gil Silgado, el que fuera propietario del club Luis Oliver Albesa, el abogado Francisco Asís Cantudo y el presunto testaferro Antonio Martín García.

En su declaración como imputado en esta nueva pieza separada de 'Malaya', Roca explicó que el pago a los anteriores propietarios del club se hizo a través de un cheque de un millón de euros y de dos viviendas que eran de su propiedad, pero que en ese momento aún estaban escrituradas a nombre del constructor granadino José Ávila Rojas.

El ex asesor de Urbanismo se animó a constituir una sociedad a través del abogado Manuel Sánchez Zubizarreta, para lograr la mitad de las participaciones de un Xerez que tenía bastantes posibilidades de ascender. Sin embargo, el equipo de fútbol descendió en la tabla y mantuvo su estado "ruinoso", por lo que Roca no logró ningún provecho económico en esta operación, según explicó su letrado, José Aníbal Álvarez.

En cuanto a los delitos que se le imputan al ex asesor de Urbanismo por esta actuación investigada por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, su defensa dijo desconocer cuáles podían ser y lamentó que todos los negocios emprendidos por su cliente puedan resultar "sospechosos" o "ilícitos" por la procedencia de los fondos.

Quien también participó con Roca en la compra del equipo xerecista fue el constructor Ávila Rojas, que aportó un local de su propiedad para hacer frente a los pagos exigidos por los antiguos dueños del club, según explicaron fuentes próximas al caso. Por esta razón, ayer también compareció como imputado ante el instructor de la causa, Óscar Pérez.

Al tratarse de una operación mercantil rodeada de sospechas, el magistrado también estimó conveniente que compareciera el ex presidente del Xerez Deportivo, José María Gil Silgado, que negó saber que el asesor de Urbanismo estuviese detrás de la compra del club. En su opinión, a los empresarios del fútbol no les gusta estar demasiado identificados. Sobre sus posibles vínculos con Roca, Gil Silgado aseguró que lo había conocido antes porque comparten la afición por los caballos, según las mismas fuentes judiciales.

1.000.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios