El Rota no mereció la derrota en casa

  • Un gol en propia puerta de Óscar le bastó al Conil para llevarse los tres puntos ante un rival que perdonó demasiado

Hablar de justicia o de injusticia en el fútbol siempre hay que considerarlo algo relativo, pero si el parámetro que se aplica son las ganas, el dominio y las oportunidades delante de la portería adversaria se puede asegurar que el Club Deportivo Rota no mereció la derrota ante el Conil.

El choque tuvo un prolegómeno muy emotivo, ya que se guardó un minuto se silencio en memoria de Francisco Nieto (vicepresidente del Rota), Francisco Marchena (padre del ex futbolista Carlos Marchena y de Rafael Polo (abuelo del juvenil Adri).

Una vez que concluyó el minuto de silencio comenzó un partido en el que el Rota no tuvo su mejor día precisamente, sobre todo a a hora de definir. Para que no faltase de nada el gol que iba a significar que los puntos fuesen para un Conil siempre excesivamente defensivo se lo marcó en propia puerta el verderón Óscar.

A pesar de que al Rota se le notó más nervioso que en otras ocasiones en la primera mitad los de Paco Corbeto pudieron marcar varias veces, oportunidades que llegaron en los minutos 10, 11 y 34, pero lo único cierto es que los protagonistas se retiraron al descanso con el 0-1.

En la segunda mitad el Rota redobló sus esfuerzos en busca de restablecer la igualada, pero el Conil supo guardar como oro en paño su exigua pero suficiente ventaja. En el colmo de la mala suerte el boliviano Pinedo tuvo que abandonar lesionado el terreno de juego cuando corría el minuto 67.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios