Siguen negados de cara al gol

  • Real Sociedad y Cádiz malograron buenas oportunidades y acabaron a cero

El Cádiz, muy necesitado de puntos, fue a por el partido desde el primer minuto, con un fútbol muy dinámico y una intensa presión iniciada por Lucas Lobos y Dani desde la propia defensa realista, que provocó un fenomenal atasco a la hora de crear juego en el equipo local.

Los donostiarras, que empezaron no obstante muy bien, disfrutando de sendas ocasiones claras de Mikel Aranburu y Carlos Martínez, se deshincharon a medida que avanzaba el partido y realizaron errores infantiles que estaban ya olvidados en Anoeta.

Lobos, omnipresente durante todo el encuentro, tuvo en sus botas el gol en el minuto 16 pero Riesgo despejó con muchos apuros ante el alivio de una grada que veía el balón dentro. La Real pedía ya a gritos el descanso cuando Nano volvió a adelantarse a la zaga vasca en un balón dividido y su duro disparo se marchó fuera, sacando serrín del larguero.

El partido se animó en la segunda parte porque la Real fue mucho más ambiciosa y compensó su falta de calidad con pelea y orgullo, y el choque se convirtió en un toma y daca en el que el equipo de Calderón disfrutó de su gran oportunidad en un contraataque con superioridad numérica del Cádiz, conducido por Lobos, que se terminó empachando de balón malogrando una oportunidad inmejorable. El realista Delibasic, un minuto después, enviaría el balón al poste de la portería de Contreras.

Bajo una monumental tromba de agua se disputaron los últimos minutos, ya sin ocasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios