Soltar el farolillo rojo, objetivo del Algeciras

El Algeciras necesita poner freno esta tarde ante el Écija a una racha sin saborear la victoria que dura ya dos meses y que acaba de colocarle en la última plaza del grupo IV de Segunda B. Llega el segundo clasificado y pilla al conjunto algecirista inmerso en una crisis que ya le ha costado el puesto al segundo entrenador, Manolo Villa; al preparador físico, José Manuel Ortega; que tiene en el alero al primer técnico, José Luis Montes, y que provocará la salida de un número aún indeterminado de jugadores en el mercado de invierno.

El equipo albirrojo comparece por última vez en el Nuevo Mirador en 2007 apurado, pero esperanzado en que el signo cambie y oxigene el ambiente, algo fundamental para que lleguen los buenos resultados. Aunque está colista y lleva siete jornadas sin vencer, la realidad es que el Algeciras no está defenestrado ni mucho menos. Sólo le separan dos puntos del puesto de promoción de permanencia, ocupado ahora por el Talavera, y cuatro de la zona de salvación. Por medio, el Marbella, el Lorca y el Real Jaén.

Para tan importante cita, el técnico algecirista sólo tiene dos bajas, las de May y Curro, que ya llevan varias semanas peleando para recuperarse de sus lesiones. Montes recupera al delantero Manu Barreiro y al centrocampista Alexis tras cumplir sanción. En la alineación se presumen cambios.

Con los que sea el Algeciras requiere con urgencia un triunfo que piensa dedicar a José Manuel Ortega, el 'Profe', al que la directiva ha mandado al filial para dejar su puesto al argentino Lisandro Maero. Esta decisión unilateral, que no ha sido consultada con el entrenador, ha contribuido a enrarecer el ambiente en el club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios