fútbol liga santander

Triunfo de oficio

  • Luis Suárez se reencuentra con el gol para que el líder Barcelona no falle ante un voluntarioso Leganés

Luis Suárez trata de zafarse de la presión de Siovas. Luis Suárez trata de zafarse de la presión de Siovas.

Luis Suárez trata de zafarse de la presión de Siovas. / javier lópez hernández / efe

El Barcelona demostró que también sabe sacar adelante los partidos que exigen solvencia y ante un Leganés valiente logró el triunfo por 0-3 de la mano de un inspirado Luis Suárez.

Dando continuidad a lo visto antes del parón por los compromisos internacionales, Ernesto Valverde puso en escena el mismo once que venció al Sevilla en el último encuentro liguero, con Paco Alcácer acompañando en el ataque a Messi y Luis Suárez. El Barcelona salió con ganas de hacerse con la posesión y construir desde la tranquilidad ante un rival que apostó por juntar sus líneas renunciando a la presión.

Tal y como transcurría el encuentro daba la sensación de que los visitantes iban a tener que meterle más ritmo al juego si querían los tres puntos, pero una acción aislada lo evitó. La jugada nació de un pase diagonal a Paco Alcácer en el costado derecho del área. El delantero golpeó el balón y el efecto desconcertó a Cuéllar, quien despejó como pudo y lo dejó muerto. Lo cazó Luis Suárez, que puso por delante a los suyos y acabó con una racha de cinco partidos sin marcar. Pese al revés no se hundió el conjunto de Asier Garitano, que siguió acercándose a la meta de Ter Stegen. De hecho, el alemán tuvo que hacerse notar sacando una buena mano tras un disparo de Szymanowski.

Beauvue apareció tras el descanso. El Leganés tuvo más presencia en ataque y un momento de letargo del Barcelona pudo suponer un disgusto para el líder. Comenzaron a sucederse los acercamientos y el más claro fue un mano a mano de Beavue que erró con un lanzamiento centrado.

Fue un espejismo que acabó de manera abrupta cuando se repitió, con idéntico resultado y los mismos protagonistas, una situación análoga a la del tanto que supuso el 0-1. Paco Alcácer, con un cambio de ritmo, desmontó a la defensa madrileña por la banda y lanzó un potente disparo que rechazó Cuéllar con apuros. Pero entonces apareció una vez más el uruguayo para llevar el balón a la red con un remate en escorzo que llegó a tocar Siovas. Falto de acierto pero voluntarioso, el Leganés pudo acortar distancias gracias a un remate de Beauvue que se perdió alto. El que no perdonó fue el Barcelona. Messi batalló hasta la extenuación por un balón que parecía inofensivo y logró rescatar un pase para que Paulinho lo empujara a gol. Fue el punto final a un encuentro de oficio que demostró la solidez del líder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios