Deportes

Se busca presidente

  • Seis de los ocho miembros del actual consejo de administración son jerezanos, premisa que puso el propio Joaquín Morales el pasado sábado para encontrar un sustituto que ocupe el sillón presidencial

Comentarios 7

Joaquín Morales comienza hoy la ardua tarea de encontrar su sustituto para presidir el Xerez, después de barajar ayer varias opciones. Su decisión de abandonar la presidencia sin tener ‘amarrado’ un relevo le llevará a convocar una reunión del consejo de administración para analizar y decidir qué consejero es el idóneo para ocupar el sillón presidencia, no se sabe hasta cuándo.

El propio Morales dijo el sábado, tras anunciar su dimisión, que lo ideal es que le supliera en el cargo un consejero jerezano. El actual consejo de administración del Xerez está compuesto, además de por el empresario nazareno, por otras siete personas, y de ellas sólo Antonio Fernández Monterrubio no es de Jerez -a Rafael Verdú se le debe considerar ya jerezano, después de 55 años residiendo en nuestra ciudad-.

Los seis jerezanos, y por lo tanto candidatos a futuro presidente del Xerez, son los siguientes: Felipe Quintana, Rafael Verdú, Manuel Barcell, Cayetano Gómez, José Manuel Calvo y Pedro Ruiz.

Según un sondeo realizado por este Diario con algunos de estos consejeros, sólo Rafael Verdú no cierra la puerta a la posibilidad de acabar ocupando el sillón presidencial si así se lo propusiera Joaquín Morales.

Otra opción no descartable es que Joaquín Morales decida nombrar presidente a Antonio Fernández Monterrubio, actual vicepresidente del Xerez y el único consejero que no es de Jerez pero que ejercería de algún modo como presidente ejecutivo, dado el poder que Morales le ha dado desde que le ‘fichó’ para el Xerez.

Felipe Quintana, que no quiso hacer declaraciones en estos momentos tan complicados para el xerecismo, sí confirmó ayer que no está en condiciones de suplir a Joaquín Morales en la presidencia del Xerez, postura que también secunda su compañero de consejo Pedro Ruiz.

  Rafael Verdú, consejero y presidente de honor del Xerez, se mostró ayer “sorprendido” por la decisión de Joaquín Morales de cesar como presidente del Xerez. Verdú desvela que “cuando nos lo comunicó el sábado intentamos convencerle para que no lo hiciera, le pedimos que se lo pensara mejor durante el fin de semana, pero él nos dijo que la decisión la tenía tomada. La verdad es que estaba muy disgustado, nunca lo había visto así”.

A la pregunta de si aceptaría ser presidente del Xerez si el consejo se lo propusiera, Verdú no lo descartó, aunque dijo que “habría que hablar antes de muchas cosas, porque yo le puedo poner mucho corazón al Xerez, pero por desgracia dinero no tengo para ponerlo en el club”.

Verdú es consciente de que no es el mejor momento para aceptar un ofrecimiento de esa índole, pero señala que “aquí hay que estar para las duras y para las maduras. Hace cincuenta y cinco años que llegué a Jerez y al Xerez lo quiero como si fuese una cosa mía. En el Xerez lo he sido todo y el Xerez me ha dado mucho, a mí y a mi familia, y desde luego lo que yo pueda hacer por el Xerez, lo haré. De todos modos, hasta que el consejo no designe el sustituto de Joaquín Morales no quiero ni plantearme esa posibilidad”.

Verdú no duda en señalar que “estamos recogiendo los frutos de los errores que se han cometido esta temporada, porque ha habido equivocaciones desde el principio de Liga y hay cosas que no se han pensado muy bien. Pero bueno, también en el fútbol hay rachas y espero que la mala racha del Xerez acabe pronto. Lo único positivo es que queda mucha Liga para poder reaccionar”.

Su compañero de consejo Pedro Ruiz también mostraba ayer su preocupación por la mala situación que vive el Xerez. El consejero jerezano aseguraba ayer sobre la marcha de Joaquín Morales que “me ha sorprendido, pero también en cierta forma lo entiendo. Me lo confesó en Chapín después del partido y le comenté que no me parecía bien que tenía que seguir porque el fútbol es así de injusto. Quizás él se siente mal porque la gente lo critica y no valora su sacrificio, pero esto está montado de esta manera”.

“El problema es que ya es una cuestión de salud, porque Joaquín me decía después del partido que ‘si no me ha dado un infarto hoy no me da más’. La verdad es que lo pasó mal y ha pensado que a lo mejor marchándose las cosas pueden cambiar”, continuó el jerezano.

Lo que no entiende demasiado Ruiz es esa idea casi generalizada de la afición de que Morales se marche. “Eso es una cosa que me sorprende porque si se va ¿quién se hace cargo del club? Diga usted una solución, pero no pida que se marche sin ofrecer alternativas”.

Lo que tiene claro el consejero de la cantera es que no aceptará la presidencia del club. “Por mi trabajo no puedo, ojalá tuviera más tiempo para ser presidente del Xerez, porque para un xerecista es un orgullo ser presidente de su equipo”.

No obstante, Pedro Ruiz considera que “ahora mismo no importa quién sea presidente o no, lo que debemos hacer es que el consejo sea un órgano colegiado y que tome decisiones consensuadas, aunque nos tengamos que reunir todas las semanas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios