Copa del rey

Dos décadas que cambiaron los papeles de los 'grandes'

  • Hace 21 años de la última final de Copa entre Barça y Madrid. La 'Quinta del Buitre' estaba en su esplendor, Johan Cruyff en la cuerda floja.

Comentarios 2

Pasaron 21 años, pero parecen haber pasado  dos siglos. Barcelona y Real Madrid volverán a enfrentarse en una  final de Copa, pero lo harán con los papeles cambiados. 

El 5 de abril de 1990, en Valencia, el Barcelona logró el triunfo  por 2-0 contra pronóstico. En aquellos tiempos, el Real Madrid era  quien gobernaba el fútbol español sin discusión.  Eran los años espléndidos de la Quinta del Buitre, mientras el  Barcelona se debatía en una crisis que parecía eterna y tenía a Johan  Cruyff con la soga al cuello en el banquillo. 

Pero el equipo catalán triunfó, el presidente José Luis Núñez  mantuvo al técnico holandés en el puesto y éste pudo sentar las bases  del hegemónico Barcelona de hoy. 

Cruyff fue el ideólogo de lo que actualmente se define como el  estilo Barça. Es decir, el juego de toque y la primacía de la  técnica sobre el físico. Una filosofía que Josep Guardiola, discípulo  del holandés en el brillante Dream Team, ha llevado a su máxima  expresión con jugadores como Lionel Messi, Xavi Hernández o Andrés  Iniesta. 

Después de dos años en blanco, ahora es el Real Madrid el que se  debate entre la urgencia de ganar títulos y la necesidad de encarar  un proyecto definido. Para eso fichó al polémico pero ganador José  Mourinho, el técnico que llevó el pasado curso al Inter de Milán al  triplete.  La final de Copa, que todavía no tiene sede, se disputará el 20 de  abril. Muchas cosas pueden suceder antes, pero la hinchada blanca  sueña con una victoria que suponga un cambio de guardia. Justo lo que  hizo el Barcelona hace dos décadas, en la última final entre los dos  enemigos íntimos. 

Pocos jugadores de ambos equipos pueden actualmente hablar de sus  recuerdos de aquella final. Entonces en todo el fútbol europeo los  equipos estaban formados casi íntegramente por jugadores nacionales,  permitiéndose apenas la presencia de dos extranjeros por plantel. 

Actualmente, el argentino Lionel Messi es la gran estrella del  Barcelona y el portugués Cristiano Ronaldo abandera el Real Madrid.  Quizá Carlos Puyol, quien cumplirá 33 años justo una semana antes  de la próxima final, o Xavi, que tiene 31, recuerden algo de aquel  partido en Valencia que salvó el entonces revolucionario 3-4-3 sobre  el que se fundó el Dream Team azulgrana, el primer equipo que ganó  para el club la Copa de Europa. 

Pero, por ejemplo, Iniesta sólo contaba cuatro años en 1990. En  todo caso, apenas pudo escuchar las maldiciones de su padre, hincha  del Real Madrid en aquellos tiempos. 

El portugués Ricardo Carvalho, de 32 años, es el jugador más  veterano del Real Madrid y hasta se sorprende cuando le recuerdan que  hace más de 20 años que su equipo y los azulgranas no juegan una  final de Copa.  "¿Seguro? Es raro... Yo entonces jugaba al fútbol con mis amigos  en la calle y no conocía más equipo que el Porto. Fue hace mucho",  explica.  Iker Casillas, actual capitán del Real Madrid, entonces sólo tenía  ocho años. Es posible que recuerde la decepción que sufrió entonces  su familia, aunque aquel equipo blanco logró aquel mismo año  encadenar su quinta Liga consecutiva.  Los tiempos han cambiado y el Real Madrid quiere ser ahora aquel  Barcelona que dio la sorpresa en Valencia, propiciando la llegada de  un nuevo amanecer para su afición. Por contra, el Barcelona desea  continuar prolongando su ciclo ganador. Será el próximo 20 de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios