fórmula 1 gran premio de BAHRéIN

Un duelo en el desierto

  • Hamilton y Vettel, empatados a puntos tras las dos primeras carreras, buscan hacerse con el liderato en solitario en el exigente circuito de Sakhir

Lewis Hamilton, en la rueda de prensa oficial de la FIA. Lewis Hamilton, en la rueda de prensa oficial de la FIA.

Lewis Hamilton, en la rueda de prensa oficial de la FIA. / VALDRIN XHEMAJ / efe

Lewis Hamilton (Mercedes) y Sebastian Vettel (Ferrari), los dos pilotos que comparten liderato en el Mundial de Fórmula 1, se retarán de nuevo este fin de semana en el Gran Premio de Bahréin, que se disputará en el circuito de Sakhir.

Vettel ganó la primera prueba del año, en Melburne (Australia), donde fue segundo Hamilton, que logró invertir puestos el pasado domingo en China, lo que provocó el empate entre ambos con 43 puntos.

Hamilton se exhibió en Shanghái, con un Grand Slam -triunfo desde la pole, liderando de principio a fin y firmando la vuelta rápida- que le supuso mejorar a 54 su segunda mejor marca histórica de victorias e igualar, con 106, la segunda de podios, que detentaba en solitario Alain Prost.

Pero si Hamilton anunció que busca un cuarto título, Vettel no le va a hacer ascos a un repóquer de coronas que lo igualaría con el mítico Juan Manuel Fangio, y en sólo dos carreras demostró que Ferrari vuelve por sus fueros.

Ambos se medirán de nuevo en Sakhir, un circuito de 5,412 metros al que el domingo está previsto dar 57 vueltas. Construido en el desierto, a las afueras de Manama, la capital de Bahrein, situada en la mayor de las más de 30 islas que integran el archipiélago del reino de la Península Arábiga.

Nadie ha ganado más veces en Bahrein que Fernando Alonso (McLaren), campeón del mundo en 2005 y 2006 con Renault, que, tras hacerlo esos años, se impuso de nuevo en 2010, en su primera carrera como piloto de Ferrari.

Sin embargo, el asturiano, que el miércoles anunció que se saltará el Gran Premio de Mónaco para correr las 500 Millas de Indianápolis en busca de la Triple Corona -a la que, además del Mundial de Fórmula 1 habría que añadir las 24 Horas de Le Mans-, no contará entre los favoritos esta vez. Su McLaren adolece de fiabilidad, pues se ha visto obligado a abandonar en las dos primeras carreras del año.

Alonso no corrió el año pasado en Sakhir, ya que, por precaución médica, se lo negó la FIA tras dañarse una costilla en un accidente en Albert Park. Al ovetense lo sustituyó ese día su actual compañero, Stoffel Vandoorne.

Con Alonso con escasísimas posibilidades de éxito, la atención del público español se centrará de nuevo en Carlos Sainz (Toro Rosso), que está causando una grata impresión en el arranque de su tercera temporada en la categoría reina del automovilismo.

El madrileño acabó octavo en Australia y fue séptimo en China, donde sorprendió al ser el único en arrancar con neumáticos lisos en una pista aún mojada.

En Bahréin está previsto que se ruede con neumáticos superblandos, blandos y medios a partir de hoy, cuando arranquen los entrenamientos libres, los cuales se prolongarán hasta mañana con la sesión de clasificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios