Fórmula 1 l Campeonato del Mundo 2008

¿Habrá efecto Alonso?

  • En el 'paddock' no ven como aspirante al asturiano, que tratará de corregir los errores de Renault con los neumáticos y con la aerodinámica para estar arriba

Comentarios 1

Un suspiro de alivio se escuchó en Maranello y Woking cuando Fernando Alonso anunció su retorno a Renault. Sus rivales en Ferrari y en McLaren-Mercedes aún no se atreven a descartarlo de la pelea por el título, pero saben que el español parte en desventaja.

El propio Alonso admite que su Renault está muy por detrás de Ferrari y McLaren. "Renault estaba en 2007 a casi dos segundos, y eso no se arregla en dos meses", señaló el español en una reciente entrevista con el diario L'Equipe.

Tras la salida del asturiano de Renault con dos títulos, el equipo no supo cómo encarar la obligación de trabajar con los neumáticos Bridgestone después de una fecunda y larga colaboración con Michelin. Eso, unido a la ausencia del español y a errores aerodinámicos, alejaron a la escudería de la pelea. Y ahora lo paga Alonso en su regreso.

Kimi Raikkonen, actual campeón, y Lewis Hamilton, subcampeón, ven que el título no será este año una disputa entre tres como en 2007, cuando Alonso corría con la misma flecha de plata que el inglés. "Fernando es un buen piloto, pero sus posibilidades dependen del coche", dice Raikkonen, que cree que ahora el español no es tan "fuerte".

Más claro es si cabe el otro Ferrari, el brasileño Felipe Massa. "Es mejor tener a Alonso en Renault que en McLaren", señala sincero. "En este momento, Renault no es un equipo tan fuerte como McLaren".

Alonso asegura que en el regreso a la escudería nota cierta "falta de confianza", y las modificaciones introducidas en la pretemporada no parecen haber solucionado mucho, excepto el nuevo alerón en W que probará ya hoy.

"Será difícil repetir los éxitos que tuvimos, y naturalmente será una temporada frustrante", insiste Alonso. Ve el podio como "un sueño, no un objetivo", tras ver también que las escuderías BMW, Red Bull y Williams son ahora rivales.

¿Puede ser una estrategia? El cronómetro dice que no. La idea en Renault será minimizar los daños tras las tres primeras carreras, empezando este domingo en Australia y siguiendo por Malasia y Bahrein. Luego, una pausa de tres semanas, en la que habrá unos tests en Barcelona. Y después, el regreso a Europa con el Gran Premio de España. Entonces, quizás, se pueda pensar en un podio.

Ferrari, con un F2008 revisado y mejorado respecto al del año pasado, y un equipo McLaren-Mercedes ya empujando al unísono a un Hamilton más experto y sereno tras la salida del español, parecen inalcanzables.

Alonso ya tuvo un papel importante en el desarrollo de McLaren hace un año. Él es el primer mecánico de su monoplaza. Pero la situación de partida era mejor que la que se encontró ahora en Renault. Y los medios económicos también eran mayores.

El propio español cifró en seis décimas su contribución. Flavio Briatore, patrón del equipo, sabe que con él y su pericia para motivar y para saber qué ajuste exacto necesita el coche, pueden salir del pozo en el que se hundieron en 2007.

Pero no todo pasa por las manos y los pies del bicampeón mundial. En la Fórmula 1 del siglo XXI prima la mecánica sobre el piloto.

Raikkonen fía las posibilidades del español al coche de que disponga, al igual que el polaco Robert Kubica. "El tiempo más rápido no lo da el piloto, sino los ingenieros, los técnicos, los diseñadores. Pero Fernando es el único que puede marcar la diferencia", afirma el piloto de BMW.

Kubica, sin embargo, recordó que la mayor parte del diseño del nuevo R28 se produjo cuando Alonso aún estaba en McLaren, por lo que no participó en los primeros pasos de gestación del monoplaza.

El alemán de Williams Nico Rosberg relativiza también la importancia del efecto Alonso para el equipo francés. "Fernando (Alonso) puede empujar al equipo, hacer que trabajen horas extras, que hagan un trabajo extra. Pero los pilotos del año pasado de Renault (Giancarlo Fisichella y Heikki Kovalainen) no eran idiotas", reflexiona sin remilgos el emergente piloto, certificando que los aficionados españoles sufrirán en la temporada que está por comenzar. Es tiempo de paciencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios