fútbol internacional

La especulación bursátil fue el móvil

  • La Policía detiene al autor del atentado contra el bus del Dortmund, club cuyas acciones buscaba depreciar

Furgones de la Policía alemana, ante la casa del sospechoso del atentado contra el autobús del Dortmund. Furgones de la Policía alemana, ante la casa del sospechoso del atentado contra el autobús del Dortmund.

Furgones de la Policía alemana, ante la casa del sospechoso del atentado contra el autobús del Dortmund. / oskar eyb / efe

La Policía alemana arrestó ayer al presunto autor del ataque con explosivos perpetrado la semana pasada contra el autobús del Borussia Dortmund, quien según las investigaciones de la Fiscalía General realizó el atentado con el fin de ganar dinero haciendo caer el precio de las acciones del club.

El hombre, identificado por las autoridades como Sergej W., fue detenido durante una operación policial cerca de la ciudad de Tubingia, en el suroeste del estado de Baden-Wurtemberg, en el sur de Alemania, donde la Policía también llevó a cabo otros registros para buscar posibles cómplices. Sin embargo, de acuerdo con datos de la Fiscalía, de momento no hay indicios de que el supuesto autor cometiera el ataque con ayuda de otras personas, aunque se mantiene abierta esa puerta.

El sospechoso de 28 años, de origen ruso-alemán, no perpetró el ataque por motivos políticos, sino por especulaciones bursátiles. El día del atentado, el 11 de abril, adquirió 15.000 derechos de venta (opciones put) de acciones del Dortmund, el único club de Bundesliga que cotiza en bolsa. "Compró tres derivados diferentes de las acciones del Dortmund, la mayoría de ellos el día del atentado", indicó la portavoz de la Fiscalía, Frauke Köhler, que detalló que para la compra de estos derivados financieros el sospechoso del atentado solicitó un crédito de varias decenas de miles de euros.

El comprador especulaba aparentemente con una caída de la cotización de los valores, con unas opciones vigentes hasta el 17 de junio, como consecuencia de posibles muertos o heridos entre los jugadores en el ataque que había preparado.

La compra la hizo por internet desde el propio hotel en el que estaba concentrado el equipo. El presunto autor se había alojado en el hotel dos días antes del atentado en una habitación en la última planta con vistas al lugar del ataque.

La portavoz de la Fiscalía indicó que aún se analiza cuánto dinero habría podido ganar el sospechoso. Una cosa es segura, cuanto más cayeran las acciones del club alemán, mayor sería el beneficio del acusado, agregó. El sospechoso, detenido en Tubingia, está acusado de intento de asesinato, de detonar artefactos explosivos y de graves lesiones corporales.

Las autoridades siguen investigando aún el material explosivo empleado en el ataque. "Los técnicos de criminalística tuvieron, por ejemplo, que tomar muestras del suelo. Por ello se necesita tiempo", explicó el portavoz.

El sospechoso trabajó desde mediados de 2016 como electricista en una central productora de calor en Tubingia, según confirmó un portavoz del grupo energético MVV. La Fiscalía cree que debido a su trabajo el hombre tiene conocimientos para fabricar bombas.

El ministro de Interior alemán, Thomas de Maiziere, declaró que de confirmarse que el móvil fue hacer caer las acciones en Bolsa del equipo y ganar dinero sería un motivo "especialmente repugnante". El Dortmund se mostró aliviado con la noticia y espera ahora un rápido esclarecimiento de lo sucedido. "Para todos lo que estábamos sentados en el autobús, estas informaciones son importantes puesto que ayudarán a asimilar lo ocurrido", declaró el capitán del club, Marcel Schmelzer.

Para el gerente del Dortmund, Hans-Joachim Watzke, el hecho de atentar contra el equipo para manipular la cotización bursátil es "naturalmente una locura", dijo al diario alemán Bild. "Para el club, y especialmente para el equipo, es muy, muy importante esclarecer todas las causas en su totalidad", afirmó. Las acciones del Dortmund subieron a primera hora de hoy un dos por ciento. Al día siguiente del atentado, los títulos cayeron ligeramente pero acabaron cerrando con una subida de un 1,7 por ciento. De resultas del atentado, el español Marc Bartra sufrió cortes y la rotura del radio, por lo que estará de baja un mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios