fútbol El Xerez Deportivo FC cae antel el UP Viso (1-0)

Las lágrimas de Federer o el adiós al sueño de los 14

Alrededor de las 12:30 de la noche en Melbourne, un nudo aprieta las gargantas de los 15.000 espectadores del Rod Laver Arena. Roger Federer acaba de romper a llorar desconsolado tras su derrota en la final del Abierto de tenis de Australia y una pregunta sobrevuela el estadio: ¿Habrá dicho adiós a su sueño de lograr la mítica marca de 14 Grand Slams?

"Sé cómo te sientes ahora. Es muy duro. Eres un gran campeón y mejorarás seguro los 14 títulos de Sampras" le consolaba Rafa Nadal, que parece demasiado para el suizo. El helvético fue demolido en Roland Garros, derrotado en su bastión de Wimbledon y vencido sobre la superficie dura, en un día señalado con letras de oro en su calendario. Buscaba igualar el récord del estadounidense Pete Sampras de 14 títulos de Grand Slam, una marca que si supera le conferiría sin discusión el título de mejor jugador de todos los tiempos.

Pero Nadal no parece dispuesto a ponérselo fácil. "Os prometo que me gustaría verle ganar los 14", reiteró, aunque sus palabras se contradicen con los hechos.

La próxima oportunidad del número dos no llegará hasta junio en Roland Garros, donde Nadal aún no perdió nunca un partido y ha ganado los últimos cuatro títulos. Si fracasa, tendrá que superar en Londres el recuerdo de la final de Wimbledon de 2008, cuando el español lo batió en un estadio casi sin luz en un quinto set que terminó 9-7. "El año pasado ya decían que estaba acabado y luego ganó el US Open", insistió Toni Nadal, preparador del tenista español y confeso admirador del helvético.

Bajo la gorra con sus siglas, RF, los ojos hinchados de Federer reflejaban aún el dolor por la derrota mientras intentaba encontrar explicaciones a lo sucedido. "Me gustaría ser zurdo. Es una gran ventaja para él. Y no es la primera vez", dijo frustrado. A Nadal sólo le ha ganado seis de los 19 partidos que han disputado. ¿Aún sigue pensando que puede derrotarlo? "Por supuesto, no pasé cinco horas ahí fuera sin creerlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios