El líder examina al Cádiz

  • Una derrota en casa del Real Murcia dejaría en situación límite a Claudio Barragán, que no puede contar para el choque con el jerezano Dani Güiza, con una lesión muscular

En circunstancias normales, el partido que hoy disputan el Real Murcia y el Cádiz -estadio de la nueva Condomina a partir de las 12 del mediodía, televisado en directo por 8TV-, a falta de 11 jornadas para el desenlace del campeonato liguero, hubiese sido un atractivo cara a cara entre los a priori máximos favoritos para quedar campeón del grupo IV de Segunda División B. Sus respectivas historias en categorías superiores les avalan. Pero la realidad actual sitúa a cada uno en un escenario distinto. El conjunto grana ha cumplido con creces el papel que se esperaba de él esta temporada, domina con solvencia y va camino de batir el récord de puntos en toda la Segunda División B, establecido en 82. Es el paradigma de la regularidad, requisito indispensable para alcanzar el éxito en un extenso torneo que se prolonga durante nueve meses. Recibe al equipo amarillo instalado en el liderato. El que no ha estado a la altura hasta la fecha es el Cádiz, arquetipo de la inconsistencia, un equipo con la irregularidad por bandera que comparece en el Este español alejado nada menos que 11 puntos del objetivo-57 frente a 46-, una distancia sideral que distorsiona el enfoque del encuentro.

En la entidad gaditana esperaban haberse presentado al choque metido de lleno en la batalla por la primera posición, pero su errática trayectoria, sobre todo lastrado por un negativo arranque de la segunda vuelta, rebaja las pretensiones en la Liga -descartado en la carrera por el trono- aunque no la necesidad de victoria.

Los hombres entrenados por Claudio Barragán, que arrastran dos semanas consecutivas sin conjugar el verbo ganar -decepcionantes empates frente a Villanovense y La Hoya Lorca con una imagen muy pobre-, buscan tres puntos con los que tener que conformarse con el mal menor de conservar con holgura la cuarta plaza y evitar que pueda acercarse cualquiera del trío de perseguidores que está a siete puntos -Real Jaén, Granada B y La Hoya-. La prioridad es mantenerse en la zona de play-off y pelear por el segundo o el tercer puesto. La cita supone un duro examen, el más difícil, para comprobar si los amarillos están capacitados para afrontar envites del nivel.

El preparador cadista se ve obligado a presentar al menos tres novedades en la alineación debido a las ausencias de Dani Güiza -lesionado- y los sancionados Servando y Carlos Calvo, expulsados en el anterior envite. El delantero Ranko Despotovic apunta al once inicial en el que fue su estadio durante la campaña 2008/09. Migue regresa al eje de la zaga y para cubrir el hueco de Carlos Calvo hay más de un candidato: Lolo Plá, Álvaro García, Jandro e incluso Luis Pavez. Habrá novedad también en el centro del campo con la entrada de Abel Gómez o Mantecón como acompañante de David Sánchez tras el gris estreno de Nana en el duelo contra La Hoya.

Además de tres importantes puntos, hoy está en juego la continuidad de Claudio en el banquillo. Los resultados son los que mandan en el mundo del fútbol y una derrota -quién sabe si también un empate- en el campo del equipo más fuerte colocaría al entrenador en una situación límite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios