Atletismo l Mundial de Berlín 2009

A la memoria de JO

  • EEUU homenajea a Owens con los triunfos del vallista Kerron Clement y Sanya Richards en la vuelta a la pista · Idowu vuela en el triple salto (17,78) y la lanzadora de jabalina Nerius da a Alemania su primer oro

El atletismo estadounidense al fin apareció sobre la pista azul del Olímpico de Berlín, y con los triunfos de Kerron Clement en los 400 metros vallas y de Sanya Richard en los 400 lisos, empieza a honrar la memoria del gran Jesse Owens, cuyas iniciales, JO, lucen con orgullo los atletas norteamericanos en sus equipaciones. Dolidos por el protagonismo de Usain Bolt, que todo lo tapa, los estadounidenses mostraron su tradicional hegemonía en las pruebas de la vuelta a la pista y se pusieron primeros en el medallero.

Kerron Clement revalidó, con un tiempo de 47,91, su título de 400 metros vallas por delante de Javier Culson (48.09), que dio a Puerto Rico su primera medalla en unos Mundiales con una marca de 48,09.

El dominicano Félix Sánchez, dos veces campeón del mundo, se dio de bruces con el primer obstáculo y ahí perdió todas sus esperanzas de conquistar un tercer título.

Sanya Richards, por su parte, logró su primer título y acabó con 16 años de sequía estadounidense en 400 lisos.

Richards, de 24 años, parecía reñida con la gloria en Mundiales y Juegos Olímpicos, pero ayer se resarció con una marca ganadora de 49 segundos justos, la mejor del mundo este año. La jamaicana Shericka Williams, segunda en Pekín, repitió puesto con 49,32, y la rusa Antonina Krivoshapka se hizo con el bronce con 49,71.

Estados Unidos se reivindicó y de paso homenajeó a Owens... en espera de que Bolt abandone Berlín con su figura a la altura de aquel héroe del 36. Todo lo que haga el jamaicano es noticia, todos siguen sus pasos. Y los aficionados saludaron ayer con grandes aclamaciones el regreso a la pista del nuevo héroe, que el domingo puso el estadio patas arriba al batir el récord mundial de 100 metros con 9,58.

Ayer, el fenómeno jamaicano se limitó a cumplir el trámite de las dos primeras rondas de 200. Poco antes de tomar la salida en la quinta serie, a las 10:30 de la mañana, Bolt indicó a la cámara de televisión, con expresivos gestos, que era una hora más propia para estar durmiendo. Aun así, dormido y todo, ganó la carrera con un tiempo de 20,70.

Ya por la tarde, en la segunda de las cuatro series, el plusmarquista mundial del doble hectómetro (19,30) dio la media vuelta a la pista sin acelerar, casi al trote, en la calle número tres, e hizo 20,41 con viento nulo.

Bolt también es noticia por los rumores de dopaje creados en torno a su colosal figura. Pero hasta Jacque Rogge salió al quite para respaldar al gran atleta del momento: "No tengo ninguna razón para dudar de él", señaló en una entrevista al diario belga Le Soir. "Medir 1,96 metros, tener huesos largos y, probablemente, una distribución de fibras blancas superior a la normal, así como ritmo y amplitud, "¡eso no es dopaje genético!", resaltó el presidente del COI.

En espera de que Bolt vuelva a competir hoy en las semifinales del 200 y en la final de mañana, el Mundial sigue deparando destellos del mejor atletismo. Como en el triple salto, donde el británico Phillips Idowu destronó al portugués Nelson Evora con la mejor marca mundial del año (17,73 metros) y 18 centímetros de ventaja sobre el defensor del título.

Evora, campeón olímpico y mundial, partía con la mejor marca del año (17,66) en una temporada que ha elevado el nivel de la prueba con cinco hombres por encima de 17,60. Era, por tanto, el indiscutible favorito, pero Idowu, subcampeón en Pekín 2008, sentenció con un tercer salto de 17,73.

La alemana Steffi Nerius presentó su candidatura a ser la campeona más veterana en estos Mundiales. Con 37 años y después de tres medallas de plata consecutivas ganó el título de jabalina y dio al equipo anfitrión el primer oro de los campeonatos, sentenciado la prueba en su primer tiro: 67,30 metros.

La checa Barbora Spotakova, plusmarquista mundial y campeona olímpica y universal, hubo de conformarse con la plata (66,42), y la rusa Maria Abakumova completó el podio con un tiro de 66,06.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios