fútbol liga santander

El 'plan B' funciona de maravilla

  • El Real Madrid, sin sus principales estrellas, brilla y pasa por encima del Deportivo

Isco, que jugó un gran partido en Riazor, controla un balón delante del deportivista Carles Gil. Isco, que jugó un gran partido en Riazor, controla un balón delante del deportivista Carles Gil.

Isco, que jugó un gran partido en Riazor, controla un balón delante del deportivista Carles Gil. / cabalar / efe

El Real Madrid olvidó la derrota en el clásico frente al Barcelona con la verticalidad de su segunda unidad, que le permitió lograr una victoria holgada en su visita al Deportivo en Riazor.

El equipo blanco sólo vio comprometido el resultado en los minutos previos al descanso, justo antes de que Lucas Vázquez marcara el 1-3.

Después de la derrota ante el Barcelona, Zidane confió en la profundidad de su plantilla ante el Dépor con nueve cambios (dos obligados) respecto a la alineación que había dispuesto el domingo en el Bernabéu. La apuesta parecía rozar, incluso, la imprudencia, pero sus jugadores no tardaron en darle la razón en el césped.

El conjunto blanco fue un torbellino en su visita a ese campo que se le cruzó entre 1992 y 2008 pero en el que se ha hecho fuerte desde entonces. Su inquilino, el Deportivo, aún no ha sido capaz de sellar la permanencia en otra temporada de sufrimiento.

50 segundos tardó el Real Madrid en empezar a dejar atrás la derrota en el clásico. Tras una pérdida de los locales en la salida del balón, los de Zidane, que sólo mantuvo en el once titular a Marcelo y Nacho, dieron el primer golpe en una contra que Morata, a pase de Isco, resolvió ante Lux.

El meta evitó la goleada en los siguientes minutos de partido, en los que el Real Madrid dio una exhibición de velocidad. Estaba fresco y el Dépor, tocado, parecía una tortuga en defensa ante el poderío blanco.

Con Lux se estrellaron Asensio en un mano a mano (5') y Morata (11'), el poste le echó una mano tras otro disparo de Asensio (13'), pero James Rodríguez sí encontró el camino al fondo de la red antes del primer cuarto de hora tras trazar una pared con Lucas Vázquez.

Lucas rozó el tercero de su equipo tras un error de Lux con los pies, pero el portero se rehízo y despejó a córner con otra intervención destacada. El portero del Deportivo dio la cara, literalmente, por el equipo a los 32 minutos al desviar con el rostro otro mano a mano con Morata.

Salieron de la cueva los blanquiazules en los últimos minutos del primer periodo y les bastó para meterse en el encuentro con un remate a placer de Andone en el segundo palo a pase de Kakuta. Fueron momentos de incertidumbre para los blancos. El Dépor creyó que podía empatar, Gil obligó a Casilla a estirarse (39') con un disparo desde la frontal y Sidnei, tras una mala salida del portero, estuvo a punto de igualar de rebote.

No fue así y el Real Madrid explotó otra vía de agua del Dépor para agrandar su renta antes de ir al vestuario con un tanto de Lucas Vázquez. La tranquilidad volvía a los blancos. En la segunda mitad continuó la exhibición de un Real Madrid muy superior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios