La plantilla del Arcos frena la dimisión de Oliva

  • Los jugadores apoyaron a un técnico que acabó llorando en la sala de prensa

A renglón seguido compareció en la sala de prensa del Antonio Barbadillo el entrenador del Arcos, Ángel Oliva, que manifestó que tras lo ocurrido el pasado domingo y "tras meditarlo y consultarlo con mi familia decidí poner mi cargo a disposición de la junta directiva por la amistad que nos une y que no iba a haber ningún problema a la hora de rescindir mi contrato".

Oliva añadió que "el ambiente que se está viviendo aquí esta temporada no es normal y afecta tanto a mí como a los jugadores y no es el ambiente idóneo para trabajar. En los entrenamientos no hay ningún problema, pero los jugadores lo pasan mal en el campo".

Oliva insistió en que la decisión de dejar al equipo la tenía tomada desde el pasado domingo y que si su marcha servía para que las cosas en el club se calmasen y para que los jugadores estuviesen más tranquilos y trabajase mejor en el campo, que por él no había ningún problema. "El comunicado de los jugadores es algo que no me esperaba y que también me ha afectado mucho, cosa que les agradezco enormemente y es muy raro encontrar un grupo como este que apoye al entrenador de esta manera. Eso me hace dudar más todavía por la insistencia de los jugadores y de la directiva, lo que quiere decir que hay confianza en el entrenador y que yendo todos juntos podemos arreglar la situación".

El técnico se extrañó del ambiente creado en Arcos, que no recordaba en ningún otro equipo, aún pasando por peores momentos que el Arcos y destacó que "lo que hay que intentar es que esté el que esté es que vuelva la comunión entre la afición y el equipo porque, aunque parezca mentira, la afición no gana los partidos, pero ayuda mucho y en los momentos en los que el equipo flaquea y no está como tiene que estar, su apoyo hace que muchas veces se ganen los partidos".

El técnico del Arcos recalcó que "si la directiva considera que yéndome yo el ambiente se va a calmar y que la comunión entre la afición y el equipo va a volver, independientemente de si el equipo juega mejor o peor, yo me marcho. El equipo en casa está acojonado, no quiere el balón. A las primeras de cambio surgen los reproches y eso afecta a los jugadores más allá de que tengan menos o más experiencia. Agradezco los jugadores el comunicado y se me hace muy difícil dejarles tirados", tras lo que rompió a llorar.

El partido entre el Cádiz B y el Xerez B del próximo domingo ya tiene escenario elegido y también su hora de comienzo, el Ramón de Carranza (19:30). Los filiales saltarán al terreno de juego de Carranza una vez que finalice el encuentro de Segunda División A entre Cádiz y Hércules. El Xerez B afrontará el partido después de encadenar ocho derrotas consecutivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios