Deportes

La plantilla tira de orgullo

  • Los jugadores siguen pensando que hay plantilla y jornadas para reaccionar, entienden la reacción de la afición al final del partido y aseguran que respetan la decisión del presidente pero no hablan sobre ella

Comentarios 2

La plantilla del Xerez está viviendo una auténtica pesadilla y ni los propios jugadores dan crédito a lo que les está sucediendo. La derrota ante Las Palmas supuso para ellos una gran humillación y ya sólo piensan en hacer un buen partido en el Martínez Valero frente al Elche para comenzar a remontar el vuelo si no quieren complicarse mucho más su existencia en la categoría. No entienden lo que les está pasando pero todos confían en una reacción que no puede tardar en llear.

Antoñito, uno de los jugadores con más experiencia de la plantilla, confesó que "la verdad es que es una cosa que yo no había vivido nunca y toca hacernos más fuertes, al menos eso es lo que hemos hablado en el vestuario. Hay que intentar sacar esto adelante, me he llevado toda la noche pensando que no somos tan malos como parece. Hay que poner remedio a la situación para sacar esto adelante como sea".

La marcha del presidene, a él, le ha cogido "por sorpresa. Está viviendo una mala situación con el equipo porque había depositado mucha confianza en la plantilla, sabemos que no estamos al cien por cien y peor ya no se puede estar y ha optado por marcharse".

Para los seguidores, no tuvo ni el más mínimo reproche: "La afición es soberana y la reacción es normal en una situación como esta. De todos modos, quedan veintidós partidos y todos pensamos que hay solución. Hay plantilla para salir, pero hablar mucho está demás, lo que necesitamos es coger confianza en el campo, estar unidos y ganar partidos".

Casuco ha hablado de falta de casta y de actitud. El sevillano no comparte esas afirmacioens. "Para nada, lo que falta es confianza. Cuando nos hicieron el gol lo acusamos y eso lo dan las circunstancias y además en casa nos está costando bastante. Todos somos responsables, la afición ahora está mal con nosotros pero todo cambia de la noche a la mañana. Nos faltan resultados y cuando los logremos, seguro que los seguidores nos vuelven a apoyar, igual que el pasado sábado, que sólo se enfadó a falta de cinco minutos para el final".

Pedro Ríos era ayer uno de los xerecistas más afectados por la situación: "La verdad es que después del partido tenía en la cabeza veinte mil pensamientos distintos y me siento muy dolido porque la situación es la que menos queríamos todos los que estamos metidos aquí, pero es la que nos toca y tenemos que asimilarla. Tenemos que aceptar la situaciones que vamos a vivir con la afición, entender su actitud en estos momentos y seguir trabajando".

Ríos añadió que "fue muy duro el regreso al vestuario, todos estábamos con la cabeza agachada y te puedo decir que el primero que se duchó tardó más de media hora, a nadie le salían las palabras. Pensábamos que habíamos hecho un partido que no era normal, nos parecía que no era real que nos huberan metido otros tres goles en casa".

En la marcha del presidente, tampoco quiso profundizar: "Es su decisión, cree que es lo mejor para el club y hay que respetarle. En estos momentos, hay que estar unidos y los más implicados somos los jugadores porque los máximos responsables somos nosotros y somos nosotros los que tenemos que sacar el barco a flote solos, sin más nadie. Estamos trabajando, lo estamos intentando de mil maneras pero no nos salen las cosas".

De la misma opinión era Vicente Moreno. El capitán reconoció que "son los momentos más amargos desde que estoy aquí y tengo esperanza de dar la vuelta a esta situación aunque ahora mismo haya mucha gente que piense que no se puede. Sigo pensando que se puede dar la vuelta, y habrá que mirarse un poco en Las Palmas, que antes estaba último y ahora ha salido de ahí".

Del comportamiento de la afición el valenciano dijo que "durante el partido no podemos achacar nada a la gente porque estuvo con el equipo hasta que faltaban cinco minutos. En cuanto a lo que sucedió fuera, de alguna forma puedes entender el malestar que algunos tienen aunque no lo comparta, a unos entenderlos y a otros agradecerles su postura porque hubo mucha gente fuera que ayudó a que la cosa no fuera a mayores".

De la dimisión de Morales, el capitán no quiso hablar. "Ahora mismo tengo muchas cosas en la cabeza como para pensar en el presidente. Lo que nos debe preocupar es el tema deportivo, lo demás ya se verá".

La falta de actitud que afirma Casuco "no es tal, lo que pasa es que a veces puede parecerlo debido a la situación y a los resultados, pero no es así, somos los primeros interesados en que esto funcione". Moreno sigue convencido en sacar al equipo de ahí. "Es una situación complicada, pero lo que no se puede hacer es cavar la tumba antes de tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios