Un punto y una jornada menos

  • El Sanluqueño sobrevive a las bajas en Pozoblanco y mantiene distancias con Mairena y San Fernando · Óscar Silva dispara al palo en la ocasión más clara

Los de Pepe Carrete -en la grada, sancionado- salieron muy bien plantados en el terreno de juego, mientras que el Pozoblanco salió poco enchufado. Sin embargo, el equipo de Sanlúcar sólo creo peligro en jugadas a balón parado.

Así, en el minuto 20, Adrián Gallardo tuvo la primera oportunidad ante el meta pozalbense sin lograr transformarla en gol. Un minuto después, José, tras el lanzamiento de un corner, cabeceó mandando el esférico fuera.

Mientras tanto, el Pozoblanco, que había salido con poca intensidad, iba controlando un poco más el choque, pero el dominio correspondía al equipo visitante. Así, en el minuto 27, Óscar Silva goza de una nueva oportunidad, pero el esférico se marcharía fuera por muy poco.

El Pozoblanco fue despertando de su letargo y en los minutos 38 y 39 gozó de sendas oportunidades, siendo el portero del Sanluqueño el que desbarató ambas ocasiones de los de casa. Una de Javi Cabezas y otra de Javi Bermúdez. Poco después, Toscano, se incorporó al ataque y mandó su tiro a las nubes, cuando gozaba de una posición privilegiada. Pero todo no quedaría ahí, porque el equipo de casa no sabía transformar las ocasiones que le iban llegado. Las combinaciones entre Isidro y Javi Cabezas podían crear peligro ante el marco contrario, pero en la finalización del primer tiempo, ninguno de los dos pudo marcar.

Tras la reanudación, el Pozoblanco llevó mucho más las riendas, teniendo más oportunidades y mejor juego. Nada más comenzar este segundo tiempo, Isidro disparó fuerte pero el cuero fue ben detenido por el portero rival. A continuación, una jugada entre Hugo, Isidro y Toscano estuvo a punto está de convertirse en el primer gol. La respuesta de los visitantes llega por mediación de Manolo, que mandó el esférico fuera en su disparo.

Los de casa no se fiaban del líder, por su experiencia, que podían hacer gol en cualquier momento. Óscar Silva tuvo la más clara para su equipo en un disparo que pegó en la cepa del poste derecho de la portería de Díaz que logró trocar también con la punta de los dedos.Un disparo lejano pero muy peligroso. Pocos minutos después, Javi Cabezas peina un balón que, de haberlo tocado un poco más, hubiera llegado a transformarse en gol. Toscano, en el 85, en una gran jugada personal, y finalizando en buena posición, mandó el cuero alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios