fútbol

Ramos: "Cuando está todo tranquilo, Piqué necesita alboroto"

  • El capitán del Real Madrid y de la selección asegura que su salida del Sevilla "no fue un pago de cláusula" y que se explicó "como interesaba al club en ese momento". Reitera su sevillismo pese a sus gestos en el Sánchez Pizjuán.

Sergio Ramos atiende a la prensa. Sergio Ramos atiende a la prensa.

Sergio Ramos atiende a la prensa. / EFE

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid y de la selección española, reflexionó sobre la última polémica con el Barcelona por las declaraciones sobre los valores madridistas de Gerard Piqué, de quien dijo que "cuando está todo tranquilo, necesita alboroto".

"De Piqué podría decir veinte mil cosas, pero normalmente antes de salir a rueda de prensa después de un partido o cualquier entrevista que vayas a hacer sabes los temas que te pueden tocar, te informan de la actualidad por si hay alguna pregunta que no te coja de nuevas. Ese día, después del partido de Francia, yo no sabía nada, Piqué había salido justo diez minutos antes y cuando salí te encuentras con el alboroto de todo el mundo. Ya tiene muchos años y mucha experiencia", reflexionó Ramos en una entrevista para Universo Valdano en Bein.

"A veces yo soy muy temperamental, pero cuando llevas el brazalete tienes que opinar de otra manera. Hay que mantener un poco la unión de la selección. El buen ambiente yo creo que es la clave del éxito y eso no se puede perder. Yo creo que Piqué salvo alguna opinión personal no tuvo ninguna opinión mala de ningún compañero del Madrid, pero obviamente cuando ataca al Real Madrid, a nuestro escudo, a nuestra institución pues salpica al resto. Son cosas que se pueden evitar, que no lo debería, pero yo creo que Geri cuando esta todo tranquilo pues necesita ese plus de alboroto para que se hable un poco. Yo como capitán debo mantener el equilibrio y el buen ambiente dentro de nuestra selección porque si no lo mejor es que no viajemos a Rusia y nos quedemos aquí", añadió.

Ramos hizo un recorrido de su carrera, desde sus inicios al presente. Recordó como su madre le convenció para decantarse por el fútbol antes que por el toreo que tanto le gusta. "Me gustaban mucho los toros porque mi pueblo, Camas, es muy taurino. Tenemos dos grandes figuras como Paco Camino y Curro Romero y estaba ahí, entre medias. Pero mi madre me dijo te pido por favor que disfrutes dándole a la pelota y no me hagas pasar malas tardes. Quería soñar, quería ser algo y es cierto que eran las dos cosas que más me tiraban. Tanto la pelota como el mundo del toreo es un feeling que se tiene desde pequeño y que intentas luchar por el sueño que quieres alcanzar", dijo.

Desde sus inicios, en los que jugó en muchas posiciones pero le fueron educando para ser defensa y llegar con más rapidez al primer equipo del Sevilla, asegura Ramos que "siempre" tuvo "ese pellizco goleador o es alma de nueve" que mantiene y tantos goles ha dado al Real Madrid.

Dejó Ramos su versión sobre su salida del Sevilla que tanta polémica ha levantado. "Han pasado muchos años y es cierto que quitando este último partido en Copa que tuve un gesto que marcó mucho a cierta gente, pero no se explicó bien mi salida. Se malinterpretó porque en esos momentos interesaba contarlo así para proteger la imagen del presidente y al final lo vas dejando pasar".

"Yo soy sevillista, mi familia es sevillista y eso por mucho que piten o por mucho que opinen no lo va a cambiar nadie. Intentas que con el paso de los años cambien. No ha sido así, pero el sevillismo tiene mi respeto, aunque hay una parte que me ha insultado y no ha parado en cada visita que he hecho. Más actos que he tenido yo a nivel personal, simbólicos con el sevillismo con el caso de Antonio Puerta, no ha sido en ningún momento para cambiar nada porque es algo que me sale de dentro, actuar de esa manera. Tengo la conciencia muy tranquila", manifestó.

Insistió Sergio en que su salida al Real Madrid "no fue un pago de cláusula", si no un traspaso gracias a "un acuerdo que hubo entre el Madrid y el Sevilla", pero "se vendió de otra manera para que la gente no se le echara encima" al presidente.

Aclaró además que su gesto tras marcar en el Sánchez Pizjuán a la grada, fue solo para "una parte de los ultras del Sevilla por los insultos y por las faltas de respeto" que han tenido siempre con él y su familia. "Tuve ese acto de rebeldía, pero por supuesto el sevillismo va a tener todo mi respeto hasta el último día de mi vida".

Mirando el presente, Ramos mostró la ambición por conquistar títulos grandes esta temporada con el Real Madrid y destacó la buena salud que se vive en el vestuario que capitanea. "Me toca llevar una parte del timón de la mejor forma posible. Intentamos que haya unión y fluidez dentro del equipo. Una armonía y buen ambiente que es la clave del éxito. Solidaridad con el compañero, si tú no puedes correr, corro yo por ti". "Sea Gareth, Cris, croatas o españoles, que por encima de todo haya un objetivo que sea ganar. Todos somos igual de importantes, tanto el que juega más como el que juega menos y que seamos prácticamente como hermanos porque al final pasas más tiempo con tus compañeros que con tu familia. Cuando ha habido un problema como en todas las familias se ha arreglado y es lo único que nos queda".

Por último, reconoció por primera vez que le gustaría ser entrenador cuando deje el fútbol. "Me gustaría entrenar el día de mañana. No lo descarto y seguramente esté vinculado al mundo del fútbol y si puedo hacerlo de técnico pues por qué no. Ayudar a gente y marcarme también como reto lo que he hecho de jugador, empezar otra etapa me gustaría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios