Champions League

Una remontada imposible llamada 4-0

  • El último antecedente de 4-0 al Barça fue el que le endosó el Bayern también en 'Champions', y en la vuelta los alemanes humillaron a los culés con un 0-3 y un global de 7-0.

Una imagen del PSG-Barça. Una imagen del PSG-Barça.

Una imagen del PSG-Barça. / Efe

Comentarios 0

El Barcelona tiene un escenario casi imposible para el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el PSG, primero porque su fútbol no invita a un gesta de grandes proporciones, y porque tendrá en contra el peso de la historia, ya que nunca, en el nuevo formato de esta competición, se ha remontado un 4-0.

La decepción se ha instalado en el barcelonismo tras el varapalo de París, donde los jugadores de Luis Enrique Martínez volvieron a exhibir una pobre impresión, aunque esta vez acompañada de una goleada, que no es nueva para el Barcelona en esta competición, pues en la temporada 2012-13 el Bayern de Múnich hizo lo propio (4-0), pero en la ida de las semifinales.

El de este martes fue el cuarto 4-0 que ha encajado el Barça en el nuevo formado de Liga de Campeones, desde la temporada 1992-93. El primer 4-0, con Johan Cruyff en el banquillo, fue en la final de Atenas de 1994 contra el Milan.

El siguiente, con Louis van Gaal, en la liguilla de la temporada 1997-98 contra el Dinamo de Kiev (el Barça acabó eliminado, cuarto del grupo). El penúltimo 4-0 lo encajó en el temporada 2012-13, en la ida de las semifinales en el campo del Bayern, bajo la dirección de Tito Vilanova.

Los equipos españoles que llegan hasta la penúltima ronda de la Copa del Rey tienen en el arranque de los octavos de final de Champions League un desafío enorme por la carga de partidos coperos y de Liga que arrastra de enero y febrero, y acaba siendo un endiablado calendario que le hace llegar a Europa con las fuerzas justas.

Y así llegó el Barça a París, con un equipo cargado de minutos por Liga y Copa, con dos de sus jugadores clave en el centro del campo, como Iniesta y Busquets, recién salidos de sendas lesiones y sin el ritmo que exigía el choque, aunque el Barcelona no se apartó mucho del guión que ha representado en muchos de los últimos partidos: mal juego salvado, en ocasiones, por detalles estelares de sus tres hombres de arriba.

Para muchos barcelonistas, el juego de anoche en parte no sorprendió, porque esta temporada el equipo azulgrana ya ha brindado minutos y partidos de desconexión absoluta, pero sí el resultado, que ha acabado siendo un castigo que hacía años que no sufría la entidad, con el añadido de que un 4-0 en la ida no lo ha levantado nunca un equipo en el nuevo formado de la Liga de Campeones.

La última vez fue el 4-0 en el campo del Bayern, en la ida de las semifinales de la Champions, en que el Barcelona de Tito Vilanova se vio arrollado por un rival que hizo del equipo catalán un juguete.

En la vuelta, y con Messi reservado porque no estaba recuperado, el Bayern metió la espada hasta la empuñadura con un 0-3 que dejaba la eliminatoria en un 7-0 que aún se recuerda, y que venía a servir como revancha para los alemanes de un 4-0 años atrás sufrido en el Camp Nou, bajo la dirección de Josep Guardiola en la temporada 2008-09.

Aquel Barcelona, eliminado también en las semifinales de la Copa del Rey contra el Real Madrid, le quedaba el aliento justo para agarrar una Liga que la tenía bien orientada. Así, tras el 0-3 en el Camp Nou el 1 de mayo, el Barcelona obtuvo la Liga en el campo del Atlético de Madrid (1-2).

Tras la debacle contra el Bayern, el Barça ganó los cinco partidos de Liga que le quedaban, logrando el título y llegando a los 100 puntos. El panorama tras el 4-0 de París no invita en el Barcelona a objetivos muy exigentes, ya que se presenta como una empresa imposible la remontada.

En la Liga, el Barça está a un punto del Madrid, pero los madridistas tienen dos partidos pendientes, por lo que no parece que el torneo español sea un objetivo alcanzable para el equipo de Luis Enrique. Diferente situación es la que vive el Barcelona en la Copa, cuyo título se lo jugará contra el Alavés, al que derrotó en la pasada jornada de Liga por 6-0.

A pesar de que el Barcelona no ha sido capaz de levantar nunca un 4-0, sí que existe un equipo que gracias a un 4-0 en la vuelta sacó al Barça de la competición: fue el Getafe que en las semifinales del 2008, y tras perder por 5-2, le dio la vuelta al marcador en el Alfonso Pérez con un inesperado 4-0.

A días extraordinarios como aquella noche en Madrid son a los que se agarran algunos irreductibles culés para soñar el miércoles 8 de marzo, cuando el Barça recibirá al PSG, y a que Luis Enrique en el banquillo barcelonista aún no tiene una gran noche de remontada.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios